Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 23 de Julio de 2019

Otras localidades

Dos horitas

Dos horitas por delante, el paisaje tras los cristales, el aire acondicionado, el ordenador y yo

Dos horitas por delante, el paisaje tras los cristales, el aire acondicionado, el ordenador y yo. Qué gran avance, el tren, qué maravilla el surcar el país sobre rieles de metal brillante, la modernidad, por fin, ha llegado al sur de Europa, nos estamos sacudiendo la crisis como la caspa de una chaqueta negra.

-¿Qué has comido?

La señora, dos asientos más atrás, con un chorro de voz inmune al aire acondicionado, habla con un ser querido. Al parecer, necesita supervisión dietética.

-¿Y de postre? ¿Has comido melón? Te dejé melón en la nevera.

Melón, qué enternecedor, qué propio de estos estivales calores.

- ¿Cómo que no había melón? ¡Te digo que te lo dejé en la nevera! Entonces, ¿qué has comido de postre?

Preocupada por la invasión de grasas hidrogenadas en la dieta familiar, la señora monta en cólera. La pantalla de mi ordenador tiembla, sacudida por su ira, todos nos estremecemos y bajamos la cabeza ante la poca presencia de fruta y lácteos saludables en nuestro día a día, la azafata revisa con ojo crítico el carrito de restauración, en el que no hay nada que la temible señora aprobaría. A estas alturas, las gráficas que debía revisar han perdido todo su interés, y el resto de las conversaciones del vagón giran en torno a las excusas que el hijo de la señora expone. De pronto me invade un irresistible deseo de comprarme un bollo, una chocolatina. Cuando regreso del vagón de la cafetería escondo el chocolate en el bolsillo. Queda hora y media de viaje y no quiero broncas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?