Sucedió Una NocheLo que el cine nos dejó
Cine y TV
LO QUE EL CINE NOS DEJÓ

Robert Mitchum, el rostro de piedra del cine clásico

Hace 20 años, el 1 de julio de 1997, nos dejaba uno de los duros por excelencia del Hollywood dorado.

La noche del cazador

Madrid

En 1946, durante el rodaje de una de sus primeras películas, Robert Mitchum tuvo que soportar que Katherine Hepburn se burlara de su inexpresividad, el mismo reproche que por entonces le hacían los críticos. Con el transcurso de los años la Hepburn tendría que tragarse sus burlas porque, de repente, los mismos que habían hablado de inexpresividad, empezaron a hablar de sobriedad en sentido positivo y fue esa misma sobriedad la que hizo de Robert Mitchum una estrella.

Sucedió Una Noche (2/7/2017): Robert Mitchum, 20 aniversario

10:05

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/001RD010000004635050/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Su rostro duro y anguloso, de mirada perezosa y fuerte mandíbula, era perfecto para interpretar a tipos duros y cínicos, a personajes escépticos que siempre escondían secretos. La sencillez era la característica que todos lo que trabajaron con él destacaban de Robert Mitchum. Nunca veía sus películas y le encantaba desmitificar su oficio. Su método interpretativo se resumía en pocas palabras. Llegar al plató y trabajar.

Robert Mitchum nació en 1917. Su familia era muy humilde y se quedó huérfano de padre muy pronto. A los 15 años se fue de casa porque, según decía, en la mesa no había sitio para todos. Se subió a un tren de mercancías y se marchó al Sur de los Estados Unidos. Allí se dedicó durante algún tiempo a vagabundear y tuvo los trabajos más diversos. Fue boxeador profesional y como tal participó en 27 combates. También fue estibador, portero de cabaret, minero y otros muchos oficios donde fue desarrollando el físico robusto que luego tanto le ayudaría en su carrera de actor. Su descubrimiento para el cine fue casual. Mitchum estaba por entonces trabajando como dependiente en una zapatería. Su hermana era cantante y un día fue a comprarse unos zapatos acompañada de su representante. Éste le vio y pensó que quizá aquel chicarrón pudiera tener un hueco en el cine.

Robert Mitchum

En 1942 debutaba con un papelito en la película “Patrulla fronteriza”. Comenzaba así una larga carrera que le llevaría a protagonizar más de 120 películas. Robert Mitchum fue un actor de estudio, hacía las películas que le mandaban sin poder elegir mucho. Su filmografía está llena de grandes clásicos. Títulos como “La noche del cazador”, “Con él llegó el escándalo”, “La hija de Ryan”, “Yakuza”, “Adiós muñeca” o “El cabo del terror”. Un todoterreno que se adaptaba a cualquier personaje sin dar problemas y que hacía de todo. Hasta cantar. Incluso llegó a tener una pequeña carrera discográfica grabando varios discos. Su género favorito era el calypso.

En 1940, antes incluso de dedicarse al cine Robert Mitchum se había casado. Durante toda su vida permaneció junto a la misma mujer, Dorothy, caso verdaderamente excepcional en Hollywood. Y eso que Mitchum tenía un fuerte magnetismo que atraía a las mujeres. Esto es lo que decía sobre él Ava Gardner en sus memorias: “Si yo hubiese podido meterle en mi cama lo hubiese hecho. Creo que todas las chicas que trabajaron alguna vez con Bob se enamoraron de él y yo no fui una excepción. Robert Mitchum me dejó colada de verdad. A muchas chicas les pasó lo mismo. Recuerdo que una vez estaba hablando de este tema con Shirley MacLaine y ambas llegamos a la misma conclusión sobre las tácticas evasivas de Bob.”

Ava Gardner y Robert Mitchum

A pesar de esa fidelidad la crónica amarilla le relacionaba falsamente con numerosas amantes, amén de todo tipo de escándalos que incluían borracheras, peleas y una condena de dos meses de prisión por tenencia de marihuana. Al parecer el actor se dejó pillar en una redada en casa de unos amigos y según ha contado su hijo Bentley es muy probable que fuera una encerrona. Esa condena pudo acabar con su carrera pero gracias al apoyo que le brindó Howard Hughes, por entonces jefe de la RKO, pudo seguir trabajando.

En los últimos años Robert Mitchum fue espaciando cada vez más sus actuaciones. Apenas trabajaba y la mayor parte de su tiempo lo dedicaba a dos de sus aficiones favoritas, componer música y escribir poesía. Su última película la rodó en 1994 y fue un western, uno de los géneros favoritos del actor: “Dead man”, dirigido por Jim Jarmush. Poco antes de rodar esta película Robert Mitchum había visitado España como invitado del festival de cine de San Sebastián. Allí el actor nos confesó una cosa: “Todos los amigos que he tenido en esta profesión están muertos”. Y es que para entonces Mitchum era ya un superviviente. Uno de los últimos representantes del Hollywood dorado que él mismo contribuyó a forjar. Murió el 1 de julio de 1997 a la edad de 79 años.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad