Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

"Tienes que ser un poquito irresponsable en el escenario"

El célebre artista brasileño repasa este miércoles las canciones del mítico disco 'La Fusa' con Vinícius de Moraes junto a María Creuza en el Teatro Circo Price de Madrid

Toquinho posa en la terraza de la de la Cadena SER. /

A Toquinho la música le tocó el alma gracias a sus padres. Bueno, a los discos que tenían sus padres. De artistas como Luis Gonzaga, Angela María o Francisco Alves. Y entre estas voces de la música brasileña fue creciendo. A los 14 años empezó a ir a clase de guitarra y sólo seis años después, con 20, grabó su primer álbum. Aunque el gran salto en su carrera le llegó cuando el popular poeta y cantante brasileño Vinícius de Moraes lo llamó para que tocara con él en el humilde cafecito bonaerense de La Fusa.

De esos recitales para un reducido público nació en 1970 un disco que hoy, casi cincuenta años después, sigue a la venta. Un disco que cuenta también con la voz de María Creuza. Ella le acompañará este miércoles en el escenario del Teatro Circo Price, en Madrid, para recordar los temas más míticos de este álbum y repasar sus mejores temas en solitario. En el escenario hará lo que mejor sabe hacer, divertirse y divertir: "Tienes que ser un poquito irresponsable en el escenario. Hay que encarar la vida como viene. Y hay que jugar y divertirse con todo. Me considero una persona feliz porque no me tomo la vida tan en serio".

Cuando le llamó Vinícius para tocar con él en La Fusa, en Buenos Aires, Toquinho estaba en Italia. Pensaba dar unos conciertos con él durante diez días y al final colaboraron juntos durante casi 11 años. "Tenía 22 años y vivía con Chico Buarque en Europa. Fue una época de éxodo musical por la represión de la dictadura", ha recordado el artista. De esos conciertos para un público reducido en un cafecito bonaerense nació un disco en 1970 que 47 años es uno de los más editados de la música brasileña: "Grabamos un disco casi irresponsable, con muchas imperfecciones. Un año después grabamos otro con María Bethánia y no fue lo mismo. Este tiene vida, fue hecho de improviso y por eso a la gente le encanta".

Y es que a Toquinho le gusta jugar cuando hace música, porque, ha asegurado, "tiene que tener emoción, ya que con solo técnica es fría. Tiene que tener el 20% de inspiración y el 80% de transpiración". Y por este motivo, además, no le gusta escuchar sus trabajos, tanto los de estudio como los que ha grabado en directo: "No me gusta quedarme frente a frente conmigo mismo. Me encanta tocar e improviso mucho. Y si me equivoco lo reconozco. Porque las imperfecciones forman parte de la vida".

toquinho, un gran futbolero

Tengo una cancha de fútbol en mi casa en la que juego con exjugadores. Yo juego en el mediocampo, en la posición de Iniesta… o Casemiro. Una mezcla de Casemiro y Pirlo.

Disfruta en el escenario, tocando, así que de momento no quiere oír ni hablar de retirada: "¿Qué voy a hacer? ¿Quedarme en casa? Me gusta tocar lo que toqué hace años de forma distinta, cambiando siempre, como cambia la vida".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?