Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 12 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Elemental querido Rathbone

Hace medio siglo, el 21 de julio de 1967, moría Basil Rathbone, uno de los actores que más veces y mejor interpretó a Sherlock Holmes.

Basil Rathbone tenía el porte adecuado para meterse en la piel del detective más famoso de todos los tiempos. Era alto, medía casi uno noventa de estatura. También era delgado, de cara afilada, irónico, inteligente, con una excelente voz y, por supuesto, con la educación y las maneras propias de un perfecto “gentelman” británico. Nació en Johannesburgo el 13 de junio de 1892.

Basil Rathbone fue un actor precoz. Debutó con 19 años en un montaje de "La fierecilla domada". Luego se embarcó con toda la compañía rumbo a los Estados Unidos. Pasó por Francia y luego regresó a Inglaterra. En 1914 se casó por primera vez, pero poco después debía abandonar sus deberes conyugales y su profesión de actor. La Primera Guerra Mundial había comenzado y con 24 años se alistó como soldado.

Obtuvo el grado de teniente e incluso fue condecorado con la Cruz militar por sus méritos en el campo de batalla. Después de la guerra continuó su carrera como actor teatral. Volvió a representar decenas de obras de Shakespeare tanto en Inglaterra como en Estados Unidos hasta que fue contratado por Hollywood. Basil Rathbone ya había aparecido en algunas producciones inglesas en los años 20, pero fue en Estados Unidos cuando desarrolló su carrera cinematográfica. Intervino en “Historia de dos ciudades”, basada en la novela de Charles Dickens. También se le pudo ver en “Ana Karenina” o “El Capitán Blood”, al lado de Errol Flynn.

Errol Flynn y Basil Rathbone formaban una buena sociedad y repitieron nuevamente en “Las aventuras de Robin Hood”. Los dos ya habían interpretado un memorable duelo a espadas en “El Capitán Blood”, pero el enfrentamiento a espadas que los dos protagonizan al final de “Las aventuras de Robin Hood” es uno de los mejores que se ha filmado en toda la historia del cine. Basil Rathbone manejaba muy bien la espada. La esgrima era una de sus grandes aficiones.

Basil Ratbone fue dos veces candidato al Oscar como mejor actor secundario. La primera en 1936 haciendo de Teobaldo en una versión de “Romeo y Julieta” y la segunda por interpretar a Luis XI en “Si yo fuera rey”. Lo curioso es que las dos veces perdió la estatuilla a manos del mismo actor, otro de los grandes secundarios del cine clásico, Walter Brenan,

En 1939 estrenó su primera película como Sherlock Holmes: “El perro de los Baskerville”. El film sorprendió por su atmósfera sobrecogedora, sobre todo en las escenas de la ciénaga envuelta por la niebla. El éxito de público y de crítica fue enorme y Rathbone interpretó a Sherlock Holmes en el cine en otras trece ocasiones más a las que hay que sumar sus apariciones radiofónicas y teatrales. Un éxito y un reconocimiento popular que no solo alcanzó a Rathbone sino también a Nigel Bruce que hacía del Dr. Watson.

Además de en las películas de Sherlock Holmes Basil Rathbone intervino en más títulos a lo largo de los años 40 y 50: “El signo del zorro” con Tyrone Power; “Escuela de sirenas” junto a Esther Williams y “El pirata y la dama” con Joan Fontaine como estrella femenina. También trabajó a las órdenes de John Ford en “El último Hurra”. No abandonó nunca el teatro. Ganó un premio Tony en 1948 por una versión de “La Heredera”. Siempre dijo que su mejor actuación había sido haciendo de Romeo en una versión de la tragedia de Shakespeare. También gravó discos recitando poemas y relatos de Edgar Alan Poe.

El 21 de julio de 1967 se encontraba en Nueva York cuando sufrió un ataque al corazón que le causó la muerte. Tenía 75 años. Rathbone no había renunciado nunca a su nacionalidad británica, pero fue enterrado en Nueva York. En el paseo de la fama de Hollywood tiene tres estrellas. Una por su carrera cinematográfica; otra por sus trabajos en la radio y la tercera por sus intervenciones en televisión.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?