Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 21 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La activista Helena Maleno, amenazada por denunciar una actuación policial en Ceuta

La periodista e investigadora, miembro de la ONG Caminando Fronteras, ha denunciado llamadas y mensajes intimidatorios

La activista Helena Maleno en una imagen de archivo en la que aparece asesorando a la familia de una víctima de 'El Tarajal'. /

La periodista y activista Helena Maleno, miembro de la ONG Caminando Fronteras, ha denunciado este miércoles amenazas de muerte telefónicas y a través de las redes sociales. Maleno atribuye estos intentos de amedrentarla a su intervención en un programa de La Sexta, en el que afirmó que el policía que se lesionó en Ceuta la semana pasada, al intentar evitar una entrada masiva, se rompió la pierna al propinar patadas a los migrantes que intentaban cruzar la frontera. Y no porque los migrantes le agredieran. Desde entonces comenzó a recibir notificaciones de tuits e incluso llamadas anónimas a su número personal en los que la amenazaban con agredirla sexualmente y matarla.

La gota que colmó el vaso, para ella, sucedió este martes, cuando el Sindicato Unificado de Policía (SUP) se unió a la cadena de tuits en los que la amenazaban. Entiende que defiendan a un compañero, pero cree que no deberían haberlo hecho en el mismo hilo que el de los tuits intimidatorios: "Pensé que iban a intervenir para cortar la amenaza, pero intervenían cuestionándome. No entendía cómo la cuenta oficial podía participar en un hilo con mensajes racistas, en el que decían que me iban a violar".

El desencadenante de la decisión de poner la denuncia fue un mensaje privado con la fotografía de una pistola y una bala que recibió tras los tuits del SUP. "Ya me habían llamado al teléfono personal y cuando mencionaron a mi hija y vi esa foto, y que esa persona lo hacía para defender a las autoridades, dijimos que la situación no se podía permitir", ha relatado Maleno, que se pregunta cómo se filtró su número de móvil y cómo saben detalles de su vida privada.

Caminando Fronteras ha hecho pública la situación de la activista en un comunicado, al que ya se han adherido más de cien organizaciones de todo el mundo. Porque, según cuenta Maleno, los miembros de todas ellas sufren amenazas y persecución política: "Han empezado a salir del armario, han empezado a reconocer que están señalados, que se tienen que esconder para defender los derechos humanos".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?