Hora 25El dietario de Ramoneda
Opinión
EL DIETARIO

¿Cuál es el secreto de Barcelona?

Josep Ramoneda reflexiona sobre la diversidad en Barcelona y los atentados en Cataluña

El dietario de Ramoneda: '¿Cuál es el secreto de Barcelona?'

El dietario de Ramoneda: '¿Cuál es el secreto de Barcelona?'

02:28

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/001RD010000004688404/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Cuando era niño, de visita a Barcelona, desde Montjuïc vi por primera vez el mar. Me pareció gris y triste, me dio miedo. Era la Barcelona de los 50. Ahora, de vez en cuando, subo a Montjuïc, a la Fundación Miró, para captar y reconocer las mutaciones de la ciudad antes de volver a sumergirme en sus estados de ánimo. Es un ejercicio que recomiendo en días de desasosiego como hoy.

¿Cuál es el secreto de Barcelona? El novelista francés Julien Gracq, decía que la forma es la fuerza de una ciudad. La forma entendida como una caligrafía propia e irrepetible. En el siglo XIX, el Ensanche, encarnación del Plan de Ildefonso Cerdá, unió Barcelona con los diferentes pueblos que la rodeaban. Una trama de manzanas de cien por cien metros, que definen muy bien las peculiaridades de la Barcelona burguesa: racional y discreta, abierta y reservada a la vez. Y tomó forma la ciudad: Barcelona como una suma de pueblos atrapados en una telaraña. La estructura racional del ensanche juntó a los viejos pueblos sin penetrar sus espacios retorcidos, dónde habitan las sorpresas y nacen las revueltas: El Raval, Gracia, Poble Nou, Sant Andreu, Poble Sec. Por eso tan a menudo Barcelona ha sido narrada en plural: Las Barcelonas de Vázquez Montalbán,

Fue el periodista francés Frédéric Edelmann, quien inventó la expresión “modelo Barcelona”. La condición de ciudad con conciencia de capital sin serlo de un Estado, ha hecho de Barcelona una ciudad cívicamente pura, es decir, burocráticamente poco contaminada. De la arquitectura medieval se pasó sin solución de continuidad a la arquitectura burguesa del siglo XIX, sin hitos de la arquitectura cortesana del antiguo régimen. Y en este contexto Gaudí es una excepción: rompió estéticamente el orden discreto del Ensanche y marcó la ciudad con el icono de la Sagrada Familia, convertida hoy desgraciadamente en un pastiche.

Las Ramblas, escenario de la tragedia de estos días, dividen la ciudad vieja. La furgoneta que sirvió de arma asesina acabó encallada sobre un mosaico de Joan Miró: la sordidez criminal frente a la luz de un artista que tanto iluminó la ciudad. A la derecha, bajando hacia el Mar, El Raval, el barrio canalla y revolucionario que en el pasado fascinó a Jean Genet. A la izquierda, el barrio gótico: herencia del poder civil y el poder eclesiástico que un día fueron. Hoy, la izquierda, es territorio turístico. La derecha, sigue siendo lugar de entrada en la ciudad. Desde mediados de los noventa, los inmigrantes han pasado de un 2 por ciento a un 55 por ciento de la población del Raval. Y, sin embargo, aguanta. El secreto, la enorme diversidad de una ciudad abierta.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00