Lunes, 03 de Agosto de 2020

Otras localidades

Películas

Cinco argumentos de películas románticas convertidos en cliché

Tramas repetitivas con un final predecible que no nos cansamos de ver

Fotograma de la película 'La proposición'.

Fotograma de la película 'La proposición'. / Touchstone Pictures

El cine está lleno de estereotipos que muchas veces pasamos por alto. Aunque es cierto que con los años y la evolución de este mundo se ha intentado dejar atrás algunos clichés, parece ser que muchos otros siguen presentes en las películas.

No solo se crean personajes con una personalidad concreta, sino también escenas (como por ejemplo la carrera al aeropuerto en el último momento de un chico para conquistar al amor de su vida y decirle lo que siente de verdad) o incluso argumentos con una misma estructura, con un final predecible pero imprescindibles para una tarde de domingo de manta y sofá.

A continuación recopilamos los cinco argumentos más famosos que se han repetido en más de una ocasión.

Tu mejor amigo es el amor de tu vida

¿Cuántas películas hemos visto en la que dos personas se reecontraban después de muchos años y se enamoran? Me faltan manos para contarlas. Es muy normal recurrir a este tipo de comedia romántica donde se pretende dar un drástico giro de guión, pero cuyo final no nos sorprende para nada. 

'Los imprevistos del amor', 'A él no le gustas tanto' o 'El sueño de mi vida', son algunas de las películas que cumplen perfectamente con este argumento esperanzador. No importa los años que pasen que al final tu amigo del alma está destinado a salir contigo.

De enemigos a enamorados

Aunque pueda parecer un tanto extraño, existen muchas tramas donde dos personajes se odian profundamente (sean las circunstancias que sean) y de repente, con cuatro bonitos gestos, nace un amor entre ello irrompible, percatándose de lo equivocados que estaban con esa persona.

Un clásico de este tipo de producciones es la conocida trilogía 'El Diario de Bridget Jones'. Pero tampoco podemos olvidarnos de Sandra Bullock y Ryan Reynolds en 'La proposición' o '27 vestidos' protagonizada por Katherine Heigl y James Marsden.

Parejas aparentemente sin ataduras

Otra historia típica de este tipo de género es aquella donde ambos protagonistas presentan una personalidad poco romántica y no quieren saber nada del amor ni de los cuentos de hadas. ¿El final? Ambos dejan atrás su orgullo y se rinden a los hechizos del amor, sumiéndose en ese romanticismo del que querían alejarse al principio.

La primera película que se nos viene a la cabeza es 'Con derecho a roce' (Justin Timberlake y Mila Kunis), un título que ya nos deja bastante claro de que va a ir la trama. Otra también muy sonada y en la misma línea que esta es la protagonizada por Ashton Kutcher y Natalie Portman, 'Sin compromiso' o también 'Las novias de mis amigos' donde aparece Zac Efron, el actor que robó más de un corazón a las adolescentes en sus tiempos de 'High School Musical'.

Un buen físico lo cambia todo

Si por algo se caracteriza Hollywood muchas veces es por lo superficial que puede llegar a ser. Las historias donde el físico de la persona lo es todo para triunfar en el amor han predominado en muchas producciones bastante conocidas. El argumento es el siguiente: chico o chica no era muy agraciado cuando era más jóven pero van pasando los años y da un giro radical a su vida pareciendo ahora el Brad Pitt de turno. Y no solo eso, sino que parece que la vida te va mucho mejor cuanto más atractivo eres.

De nuevo Ryan Reynolds aparece en estos clichés protagonizando una comedia junto con Amy Smart llamada 'Solo amigos'. También Sandra Bullock vuelve a estar en estos esterotipos románticos en 'Miss agente especial'. También tenemos a Anne Hathawey en 'Princesa por Sopresa' que aunque el amor no sea el elemento principal de la trama si que es cierto que sigue la línea de la belleza y de como con un par de retoques ya pareces una persona totalmente diferente.

Emparejarse para dar celos a un tercero

No podíamos terminar esta recopilación sin mencionar el manido argumento de "vamos a hacer que somos pareja para dar celos a mi ex". Normalmente el esqueleto de este tipo de tramas suele ser el mismo. Chico y chica empiezan a "salir" (sin gustarse nada en absoluto) para llamar la atención de tu expareja pero finalmente, de tanto fingir, se acaban enamorando de verdad.

En este saco podemos hablar de películas como 'Adictos al amor' de Meg Ryan, 'Drive me Crazy' con Melissa Joan Hart y Adrian Grenier o también 'Dime con cuantos' cuyos protagonistas son Anna Faris y Chris Evans.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?