Hoy por HoyHoy por Hoy
Opinión
La mirada de Soledad Gallego-Díaz

El alivio de la justicia

Son las miles de mujeres y niñas violadas por las tropas serbias del general Ratko Mladic las que con su bravura consiguieron que la violencia sexual adquiriera la calificación que merecía: un crimen de lesa humanidad que no puede prescribir

El alivio de la justicia

El alivio de la justicia

01:47

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/001RD010000004807658/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Las violaciones en masa han sido un arma de guerra desde hace siglos, pero no se plantearon como un posible delito internacional hasta diciembre de 1992, cuando el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas recibió un informe sobre las violaciones sistemáticas, masivas y organizadas de mujeres musulmanas, que se habían llevado a cabo en Bosnia Herzegovina por parte de fuerzas serbias, tanto paramilitares como del ejército regular. Aun así hubo que esperar hasta la firma del Estatuto del Tribunal Penal Internacional para la exYugoslavia, en 1993, para que se incluyera la violación como crimen de lesa humanidad, junto con el genocidio y otros delitos execrables cometidos contra la población civil. El propio Consejo de Seguridad de Naciones Unidas esperó hasta 2008, nada menos, para considerar el uso de la violencia sexual contra mujeres y niñas un crimen de guerra y exigir que se acabe en todo el mundo con la impunidad de sus perpetradores.

Son pues las miles de mujeres y niñas violadas por las tropas serbias del general Ratko Mladic las que con su testimonio y su bravura consiguieron que la violencia sexual adquiriera al fin la calificación que merecía: un crimen de lesa humanidad, que no puede prescribir, es decir que cuyos autores pueden y deben ser perseguidos en todo tiempo.

La noticia de que el general serbio fue condenado ayer a cadena perpetua, tanto por esas violaciones, como por el asesinato de 8.000 hombres y muchachos musulmanes masacrados en la ciudad de Srebrenika, no borrará el horror de lo que ocurrió en la guerra de Bosnia pero al menos permitirá a sus víctimas el mínimo alivio de la justicia.

Más información

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad