Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 21 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Y el surrealismo se hizo carne con Luis Ciges

Recordamos a uno de los secundarios más inimitables del cine español cuando se cumplen 15 años de su muerte.

El 11 de diciembre de 2002 nos despertamos con una triste noticia: Había muerto Luis Ciges. Con Ciges nunca se sabía dónde empezaba la persona real y dónde sus personajes. Su estilo interpretativo era la improvisación; odiaba que los directores le indicaran cómo debía interpretar un papel, prefería hacerlo a su aire. Y a su aire consiguió que su personalidad contagiara a todos sus personajes tiñéndolos de un surrealismo muy peculiar.

Luis Ciges era sobrino de Azorín e hijo de un político republicano que fue fusilado en la guerra civil. Al terminar la contienda fue obligado a ir a luchar a Rusia como miembro de la División Azul donde coincidió con Luis García Berlanga. Ya de vuelta y con 32 años Ciges ingresó en la Escuela de Cinematografía en la rama de realización. Dirigió algunos documentales y fue realizador de televisión española en Barcelona hasta que su carrera dio un giro inesperado. Su amigo Berlanga le había pedido que hiciera un papelito en su película “Placido”. Luis Ciges interpretaba a uno de los pobres que es invitado a cenar en Nochebuena en casa de las familias pudientes.

"Plácido"

A partir de entonces se convirtió en unos de los actores habituales de Berlanga y pudimos verle en las películas de la saga Nacional, “Moros y cristianos”, “Todos a la cárcel” y otras. Pero en la carrera de Ciges hubo mucho más que Berlanga. Rodó películas de terror con Paul Naschy, comedias, dramas, cine de autor… poco a poco se fue labrando un prestigio como secundario, uno de esos actores de toda la vida al que en los 80 también adoptó la nueva hornada de directores. En este reportaje repasamos su carrera.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?