Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 17 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El primer cubano que bailó para el Royal Ballet en 'Yuli'

Icíar Bollaín y Paul Laverty llevan al cine la vida de Carlos Acosta, el prestigioso bailarín que rompió estereotipos de príncipes rubios en el mundo de la danza

Icíar Bollaín en Donostia. /

Icíar Bollaín emprende esta vez una historia de pasión, esfuerzo y prejuicios a través de la figura del bailarín cubano Carlos Acosta. La directora junto a Paul Laverty construye Yuli, largometraje basado en la vida del primer bailarín negro del Royal Ballet, una de las compañías de danza más prestigiosas del mundo. Se trata de una película biográfica con tintes de ficción, en la que tal y como nos ha contado Bollaín: “el biografiado está en la biografía”, el propio Acosta se interpreta a sí mismo en la edad adulta.

El guion esconde muchas curiosidades, pero una de las más llamativas y real, es la de que el propio bailarín no quisiera dedicarse a la danza, pues encaminarse a esta profesión fue decisión de su padre. Lo extraordinario es que “alguien que no quería bailar, termina siendo lo más grande”, Icíar Bollaín también apunta que es un hombre que ha roto estereotipos de príncipes rubios.

La película no está montada aún, la directora comenzó el proceso de edición este lunes pero, lo que sí ha adelantado, es que se trata de un espectáculo de diez coreografías, bailes a través de los cuáles se cuentan pasajes de la vida de Carlos Acosta. Han intentado que las coreografías sean muy narrativas, una especie de teatro-danza, de manera que el espectador comprenda anécdotas y vivencias del bailarín a través del baile.

Como mujer y cineasta, Icíar Bollaín es una de las tantas personas que se han mostrado a favor del #Metoo, pues no deja de ser un poderoso altavoz para todas aquellas mujeres que sufren acoso sexual y no pueden decirlo. “Yo me alegro infinito de que se dé voz a algo que sabía todo el mundo”, decía. No todas las mujeres se han mostrado de acuerdo con este movimiento, hace unas semanas algunas intelectuales francesas firmaban un manifiesto en contra del mismo. A través de la mirada de Bollaín, “lo que dicen los franceses no es esta guerra, se están mirando el ombligo”. La directora afirmaba que esta guerra va de acoso, violencia y muerte y, a su juicio, las francesas están hablando de otra cosa desde la alfombra roja de Cannes, un lugar que no es la calle. “Si un hombre tiene poder y quiere usarlo en ese sentido, pues lo hará”, relata la directora de Yuli, al tratar el tema del acoso sexual en España y los hombres en puestos de poder.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?