Hora 14 Fin de SemanaHora 14 Fin de Semana
El Faro de Patiño

El método sueco y la llave Allen

La lógica sueca nada tiene que ver, a veces, con la de los países meridionales, donde podemos ensamblar muebles y deshacernos después de las piezas que nos sobran sin que, en apariencia, la construcción se resienta

Tools and spare parts for furniture of Swedish retailer IKEA are pictured in Taufkirchen near Munich, Germany. / Michael Dalder Reuters

Madrid

Cuando uno se enfrenta a un mueble de Ikea tiene que saber dos cosas: lo que es una llave Allen y que hay que seguir las instrucciones tal y como se describen en el cuadernillo. La lógica sueca nada tiene que ver, a veces, con la de los países meridionales, donde podemos ensamblar muebles y deshacernos después de las piezas que nos sobran sin que, en apariencia, la construcción se resienta. Ya vendrá un clavo o un tornillo de refuerzo en caso de achaques.

Algo parecido sucede con la actual situación de la construcción europea. Da la sensación de que el francés Emmanuel Macron ya ha montado el mueble y poco le importa que los alemanes estén todavía estudiando las instrucciones para que, al final, no les sobre ninguna pieza. Todo tiene que encajar, a pesar de que Martin Schulz no tiene mucho tiempo, presionado como está por sus bases.

Lo importante, si seguimos el método sueco del fallecido Ingmar Kamprad, es que el proyecto sea tan cómodo, práctico y confortable que todos nos sintamos como en "la república independiente de nuestra casa" con los mismos muebles.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad