Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

“Espero poder vivir al menos como mis padres”

La brecha generacional, que se amplió durante la crisis, hace tambalear el paradigma bajo el cual crecieron los jóvenes de generaciones anteriores: que progresarían más económicamente que sus padres

Durante los peores años de la Gran Recesión, las rentas que más sufrieron fueron las de los jóvenes. La renta media anual de los hogares jóvenes pasó de 34.700 euros en 2011 a 25.500 en 2014. En el mismo periodo la renta de los mayores de 65 años subió un 5 por ciento. Y la renta es sólo uno de los indicadores de algo que se ha ido ahondando durante la crisis. Es la llamada brecha generacional que, ampliándose, hace tambalear el paradigma (o la promesa) bajo el cual crecieron los jóvenes de generaciones anteriores: es decir, que vivirían mejor que sus padres.

Una década después del comienzo de la Gran Crisis, ¿qué es ser joven hoy comparado con lo que era, por ejemplo, hace treinta años? Nos lo cuentan Ramón padre y Ramón hijo en una nueva entrega de nuestra serie Memoria de una crisis.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?