Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 31 de Mayo de 2020

Otras localidades

El innovador y autodestructivo Graeme Obree

Este escocés batió el récord de la hora con una bicicleta hecha por el mismo con piezas de una lavadora. Sus episodios de depresión le llevaron a intentar suicidarse en tres ocasiones

Este escocés batió el récord de la hora con una bicicleta hecha por el mismo con piezas de una lavadora. Sus episodios de depresión le llevaron a intentar suicidarse en tres ocasiones.

En la década de los '90 Obree se hizo mundialmente famoso por batir el récord de la hora con una bicicleta construida por él mismo. Su idea nació cuando observaba una lavadora centrifugar a 1.200 revoluciones por minuto. Pensó que los rodamientos de la máquina debían tener una resistencia especial y decidió desmontar una para usar esta pieza en su bicicleta.

Batió el récord de la hora el 17 de julio de 1993 en el velódromo Vikingskipet de Hamar, en Noruega, alcanzando una distancia de 51.596 km. Una semana después, el inglés Chris Boardman batió de nuevo el récord en Burdeos, pero Obree lo volvió a batir en abril de 1994. Unos meses después, Miguel Indurain batiría el récord.

Le diagnosticaron trastorno bipolar y depresión clínica. Mientras el mundo hablaba de Obree, él luchaba con su depresión. En la adolescencia intentó suicidarse en 2 oportunidades: una vez con una sobredosis de aspirinas y la otra aspirando humo de un caño de escape. Cerca de Navidad de 2002 volvió a intentarlo. Se quiso colgar, pero la soga se cortó. La hija de un granjero de la zona lo encontró inconsciente. “Navidad siempre es un momento emocional para Graeme por el accidente de su hermano”, comentó Anne, su mujer. En 1994 su hermano murió en un accidente de tráfico, lo que hizo profundizar la enfermedad.

El escocés volador consiguió dos campeonatos del mundo en la modalidad de persecución (1993 y 1995) y logró dos récords de la hora (1993 y 1994) que la UCI acabó aceptando a pesar de censurar sus posturas sobre la bici y el material con el que hacía sus bicicletas. Obree no dependía de ninguna marca comercial y se construía sus propias bicicletas, algo que, por supuesto, no era bien visto por las marcas comerciales, que presionaban a la UCI para descalificarle.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?