Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 25 de Febrero de 2020

Otras localidades

El plan D y el día después

Entre los políticos encarcelados y los que han huido, los independentistas se han quedado sin puente de mando

Agotado el catálogo de presidenciables más o menos previsibles, el independentismo anda a la búsqueda de su plan D. La cuarta opción. Uno de los problemas a los que se enfrentan es la ausencia de líderes, lo que explicaría el correcalles actual. Si bien es cierto que los líderes titulares tampoco han dejado tras de sí una gran obra política. Entre los políticos encarcelados y los que han huido, se han quedado sin puente de mando. Pero a la espera de que Junts per Cataluña agite la chistera, en las filas de ERC irrumpe como nuevo referente Pere Aragonés, secretario de Economía del Gobierno y adjunto a la presidencia de Esquerra. Ayer, en una entrevista en La Vanguardia, combinó la retórica habitual del independentismo con tres advertencias serias a sus socios de Junts per Cataluña: les dijo que no tiene sentido proponer de nuevo a Puigdemont, algo en lo que hoy coincide Artur Mas. También les avisó de que tienen que hacer una propuesta sólida y de que el independentismo necesita una nueva estrategia y mayorías inapelables. Hasta ahora es lo más parecido a una rectificación y a un cambio de planes que hemos escuchado.

A la espera de que la Justicia alemana decida sobre Puigdemont, el debate sobre el papel del gobierno español en esta crisis está cada vez más presente en las declaraciones políticas y editoriales de periódicos europeos. Y no para bien precisamente. Sin embargo, a la vez que ese debate se abre paso, los llamados comités de defensa de la república intensifican sus protestas y acciones: ayer cortando de nuevo carreteras y levantando las barreras en varios peajes. Esto, unido al incremento de actos de vandalismo contra jueces y políticos de Ciudadanos, PSC y PP, incluyendo ataques a domicilios y negocios familiares, contradice precisamente el halo pacifista que ha permitido a este movimiento hacerse cierto hueco en el debate europeo. Ocurre días después de que el bloque independentista rechazara votar a favor de una resolución que condenaba la violencia.

Así siguen las cosas en el laberinto catalán. Mientras las justicias alemana y española hacen su trabajo y vemos si el Parlamento catalán es capaz de poner en marcha la legislatura, estaría bien saber que el Gobierno de España tiene algún plan para el día después.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?