Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 20 de Agosto de 2019

Otras localidades

Poniéndole cara al dolor

El Hospital universitario Araba, en Vitoria, desarrolla un proyecto que permitirá objetivar la intensidad del dolor que sufre un paciente a través de sus gestos faciales

Se trata de una investigación que será presentada en el Congreso Nacional de la Sociedad Española del Dolor y que permitirá que los diagnósticos sean más acertados y los niveles de medicación más ajustados a las molestias reales. La idea surgió en el Hospital Psiquiátrico de Álava, donde el médico internista Rafael Hernández, se encontraba en ocasiones con pacientes nada expresivos. Enrique Bárez, jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Universitario Araba coordina junto a Hernández este estudio que se basa en imágenes de video que luego son analizadas por un algoritmo informático. “Lo que le grabamos es la cara. Y el paciente va a gesticular más o menos en función de sus propias características físicas y del estímulo doloroso recibido y la grabación después se somete a una plataforma de inteligencia artificial” explica el encargado de esta unidad del centro vitoriano.

La expresión facial, según relata Bárez, es universal. El problema es que hay pacientes que o bien no pueden expresar sus molestias o bien no saben interpretar las tablas universales que se utilizan. Este nuevo método permite objetivar la siempre subjetiva percepción del dolor: “Incluso ante paciente muy pocos gesticuladores la sorpresa es ver como la máquina les otorga un valor muy parecido a lo que ellos relatan, aun cuando desde nuestra visión humana no le hemos visto gesticular enormemente”

En las pruebas realizadas, el sistema coincide en más de un 80% con la estimación subjetiva del paciente. El proyecto sigue en desarrollo para que quizás, en un futuro, se puedan recibir diagnósticos sin salir de casa. “Sí que se va a poder hacer que el paciente sea grabado por su familiar y nos diga: ‘por la noche que nos preguntáis si descansa o no sin dolor, esta es la cara que tiene’. Y nosotros juzgar si el tratamiento analgésico al que se le está sometiendo es suficiente o no lo es”. Y de esta forma mejorar la calidad de vida de los pacientes consiguiendo que el dolor, igual que otros parámetros médicos, tenga un valor numérico

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?