Martes, 01 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Conciertos

La hoguera musical de Vetusta Morla conquista Madrid

La banda española logra el éxito en su gira 'Mismo Sitio, Distinto Lugar' ante 38.000 personas

El cantante del grupo Vetusta Morla, Pucho, durante el concierto que han ofrecido el sábado 23 de junio ante 38.000 personas en la explanada exterior de la Caja Mágica de Madrid.

El cantante del grupo Vetusta Morla, Pucho, durante el concierto que han ofrecido el sábado 23 de junio ante 38.000 personas en la explanada exterior de la Caja Mágica de Madrid. / VICTOR LERENA (EFE)

23 de junio y Vetusta Morla: la cuadratura del círculo. Una fecha que muchos tenían marcada en el calendario. La banda madrileña presentó su nuevo disco 'Mismo Sitio, Distinto Lugar' ante 38.000 personas en un concierto en la explanada exterior de la Caja Mágica que sirvió para ratificar que estamos ante una de las bandas más carismáticas del indie español.

La gira 'Mismo Sitio, Distinto Lugar' llegó al epicentro en la noche más mágica del año, casualmente, el día que da nombre a una de las canciones de este nuevo disco. Guille Galván, guitarrista del grupo, señaló que "anoche metimos una moneda de las gordas en la hucha del recuerdo", y no es para menos. Para haceros una idea, Vetusta Morla congregó casi tanto público como entradas vendió el Mad Cool 2017 -en el mismo recinto- por día (45.000 billetes diarios). Una clara muestra del amor del público español a estos "seis troncos" de Tres Cantos "que prenden una hoguera musical".

Pucho, David, Álvaro, Jorge, Guillermo y Juanma saltaron al escenario tras la actuación de Jacobo Serra, el encargado de abrir la velada. Han conseguido que 'Mismo sitio, distinto lugar' encaje a la perfección en el directo con sus hermanos mayores 'Un Día en el Mundo', 'Mapas' y 'La Deriva'. La banda arrancó su concierto estrella con una batería de canciones del disco de 2017: la que da nombre al LP, "Deséame Suerte", "El Discurso del Rey" y "Palmeras en la Mancha". 

Hubo momento para el "brindis musical" y para el recuerdo de los 20 años de "un proyecto lleno de ilusión, perseverancia, intuición y trabajo". Los vetustos brindaron por un mismo fin: "la música". "Golpe Maestro" fue la primera reivindicación -como ya hicieron en el concierto en homenaje a José Couso, en esa ocasión con el máster de Cristina Cifuentes-, un dardo de Vetusta Morla a esas mordazas que "no dejaban ni cantar".

"La Mosca en tu Pared", "Pirómanos", "Maldita Dulzura", "Cuarteles de Invierno", "Copenhague" o "Fuego" recordaron sus antiguos trabajos entre los bailes hipnóticos de Pucho y el derroche de pasión de un público que de vez en cuando impresionaba cuando en las pantallas se apreciaba su inmensidad. Con "Guerra Civil", "La Vieja Escuela" "Punto sin Retorno" y "23 de Junio" retomaron el último disco. Ésta última con claros guiños a las hogueras de San Juan que se vivirían esa misma noche.

El reclamo regresó con "La Deriva" porque "desde Vetusta Morla no queremos más gente a la deriva". Un alegato de la banda sobre todo lo que está ocurriendo con los migrantes que llegan a España. La fiesta fue mayor, como la canción con la que se llegó al (casi) fin del concierto, pasando por las coreadas "Valiente", "Sálvese quien Pueda" y "Te lo Digo a Ti" con aparición estelar de un 'pachacho' que conocemos perfectamente en esta casa: David Broncano apareció ante el micrófono, como prometió, con una careta de cerdo.

El cantante del grupo Vetusta Morla, Pucho, durante el concierto / VICTOR LERENA (EFE)

En los bises el círculo de Vetusta Morla volvió a cuadrar. La esperada "Consejo de Sabios" emocionó con un grito feminista final para que no se hagan "más juicios injustos" (sin olvidar el "solo sí es sí" que lucieron las pantallas en los momentos previos al show). El grupo pidió más mujeres para el mundo de la música y recordó que su sello Pequeño Salto Mortal está íntegramente formado por cuatro mujeres a las que agradecieron su trabajo. Hubiera sido imposible "haber llegado aquí sin un solo talismán" señaló el propio Pucho. Y es que el amuleto de la banda es todo el equipo que les rodea en esta gira a quienes brindaron un gran reconocimiento. Un encaje de bolillos que ha hecho posible el éxito de VM.

Tras más de dos horas de concierto, el fin llegó con las míticas "El Hombre del Saco" y "Los Días Raros". No cantaron "Saharabbey Road" pero el público la coreó y despidió a la banda con un pequeño gran salto mortal, ritual de superstición que la formación hace justo antes de saltar al escenario.

La vuelta a casa fue más dura. La llegada a la Caja Mágica fue escalonada pero la salida llegó de golpe, lo que formó algunos tapones, el colapso en los medios de transporte y las primeras quejas. Finalmente, más tarde que temprano, cada uno encontró su camino a casa.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?