Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 21 de Agosto de 2019

Otras localidades

Campamentos de verano contra la exclusión social

  • Más de 2000 niños y niñas en riesgo de probreza participan en las colonias de verano que Save The Children organiza en ciudades como Barcelona, Cádiz, Lleida, Madrid, Melilla, Sevilla, Valencia y Toledo
  • A través de juegos, actividades culturales o visitas a la piscina, la ONG evita que puedan sentirse discriminados por no poder hacer lo mismo que otros niños durante estos meses

Más de 2000 niños y niñas en riesgo de probreza participan en las colonias de verano de la ONG /

Dani es uno de los más de 2000 niños y niñas que este verano acuden a los campamentos de verano de Save the children en toda España. Hijos de familias en riesgo de exclusión, como la de Hadiya. “Como son muchos es un jaleo en casa” explica esta madre, que lleva a 4 de sus 6 hijos a estos campamento. Pero además, para algunas madres, como Clara, estas colonias de verano, son la única forma de evitar que su hija se quede sola en casa: “tengo que trabajar y el padre está enfermo, no podemos dejarle con él”

Proporcionar una alternativa de ocio para que los niños no se sientan discriminados es uno de los objetivos de la ONG. La jornada comienza a primera hora de la mañana. “Los niños llegan a las 9” cuenta Esther, coordinadora del campamento de Vallecas, en Madrid, donde acuden hasta 40 menores. “Les hacemos una bienvenida a la entrada del edificio, les subimos a las clases para hacer una pequeña asamblea y les contamos un poco lo que vamos a hacer durante el día”.

Hoy los pequeños se entretienen pintando caretas. Pero la actividad estrella es la piscina. “Nos llevan los miércoles” recuerda entusiasmada Iba, una de las pequeñas participantes en estas colonias. “Y salimos muchas veces aquí a la plaza” señala Iba. Y es que los monitores aprovechan los recursos que ofrece la ciudad. Pero en verano, sin colegios ni becas comedor, estos campamentos ofrecen algo más importante que el puro ocio. “Aquí se les da una comida a todos los niños” apunta Esther. “El campamento tiene comedor, nos traen la comida y comemos juntos”

Y al final, entre juegos, nuevas amistades y piscina los niños no quieren irse. “Hoy viniendo aquí me ha dicho la pequeña: ‘¿sabes una cosa? que no quiero viajar a Marruecos en agosto, ojala siguiéramos aquí“ relata Hadiya entre risas. La mañana sigue su curso, los padres y madres acuden a trabajar más tranquilos, y los monitores continúan su labor. Mientras, los niños, ajenos a todo, piensan ya en la siguiente actividad. Es un verano distinto para ellos, un verano para que ninguno se sienta diferente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?