Viernes, 07 de Agosto de 2020

Otras localidades

La firma de Pedro Blanco

La legislatura de Pedro Sánchez empieza hoy

Pedro Blanco analiza el contexto que se le abre al Gobierno de Pedro Sánchez tras el nombramiento de Casado como presidente del PP y la nueva situación en el PDeCAT

Antes de que acabe el día querríamos contarles algunas cosas. Contarles, por ejemplo, que en un solo día hemos reunido tres imágenes icónicas, el futuro resumido en tres retratos de parejas.

Pablo Casado y Mariano Rajoy, el nuevo y el viejo PP en una imagen que reúne al vencedor y al verdadero vencido. El presidente del Partido Popular ha iniciado hoy el camino con el que quiere alejarse del PP, sometido a una agresiva dieta de adelgazamiento electoral. Casado se acerca a Rajoy en su primera reunión de trabajo para cerrar cuanto antes una página llena de borrones.

Segunda imagen: el ministro Borrell y el consejero Maragall juntos. La propaganda exterior independentista fue uno de los activos más ciudados por la Generalitat, una de las estructuras que primero desmanteló el 155 y una de las consejerías que primero recuperó la Generalitat. Así que, en la propaganda exterior se juega el relato y las complicidades. Tiene, por tanto, todo el sentido que el gobierno de Pedro Sánchez también intente atraer a cierta normalidad institucional al consejero de exteriores.

Y, tercera imagen: Pedro Sánchez y Susana Díaz. Algo más que rivales pero, sobre todo, políticos con la aspiración de conservar el poder. Así que, por necesidad y porque el contexto lo facilita, hoy los dos han escenificado un acercamiento en una larga reunión en Moncloa, larga, muy larga si la comparamos con las anteriores. La armonía siempre es un activo electoral y si Susana Díaz adelanta elecciones, la necesitará, y si Pedro Sánchez no puede agotar la legislatura, también.

Y es que realmente la legislatura, la de Pedro Sánchez, empieza hoy. Con todos los actores recolocados, Pedro Sánchez ya sabe que la tendrá que sudar y mucho. Con una oposición rocosa del PP en manos de Casado, con una tutela de distancias cortas de Podemos que tendrá que demostrar ante su electorado que su apoyo no es un cheque en blanco, con el nacionalismo vasco sobre la cuerda del funambulista echa de billetes y, sobre todo, con el grupo parlamentario del PDeCAT como una ruidosa correa de transmisión del independentismo más inflamado y como amenaza permanente. Hay dos preguntas fundamentales: en estas condiciones, ¿qué podrá hacer este gobierno y cuánto podrá aguantar antes de convocar elecciones? Los proximos meses van a ser apasionantes.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?