Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 17 de Octubre de 2019

Otras localidades

'El vuelo de la paloma', una película que no podría rodarse ahora

Con motivo de su 30 aniversario, se reestrena el noveno largometraje de José Luis García Sánchez, rodado entre 1987 y 1988

   Como cada temporada, A Contracorriente Films restaura y reestrena un clásico del cine español, hace dos años fue el turno de El mundo sigue y el pasado año de ¡Bruja, más que bruja!, ambas de Fernando Fernán Gómez; en esta ocasión ha sido el turno de El vuelo de la paloma, con motivo de su 30 aniversario. Se trata del noveno largometraje de José Luis García Sánchez tras Pasodoble y antes de La noche más larga, el director fue ganador del Oso de Oro del Festival de Berlín del 78 por Las truchas, festival en el que se estrenó El vuelo de la paloma en febrero del 89; su reparto es coral y cuenta con las frescas interpretaciones de Ana Belén, José Sacristán, Luis Galiardo, Juan Echanove y Antonio Resines, entre otros.

    La cinta parte del guion original de Sánchez junto a Rafael Azcona, con quien trabajaba por cuarta vez y con quien colaboraría hasta el último momento. La historia les surge como "un deseo de hacer un sainete crítico con la sociedad de la época y con el objetivo de hacer una Madame Bovary de barrio", afirmaba Sánchez en su nueva presentación.

   La cinta se sustenta en un humor negro y transgresor que, tal y como comentaba todo el equipo, sería imposible de plantear en una sociedad políticamente correcta como esta en la que vivimos ahora: "es impensable cosas que se dicen ahí que se digan ahora en una película, cuidado, porque ninguna televisión de las va a admitir. Todo está más lavado, estamos en una sociedad bastante diferente, muy pusilánime y con demasiadas precauciones con respecto a todo; creo que la película respira libertad por esa y por otras cosas", afirmaba Víctor Manuel, productor y pareja de Ana Belén, quien añadió que "hemos llegado a unos extremos de corrección política que coartan mucho la libertad de creación".

   La película transcurre en la Plaza del Conde de Barajas de Madrid; Ana Belén da vida a Paloma, una mujer que es infeliz con su marido (Sacristán) y atosigada por un admirador (Echanove), pero su vida da un giro inesperado cuando se instala en su plaza el equipo de rodaje del que forma parte un actor al que admira, un Luis Galiardo autopariodiado.

   La película cuenta con datos curiosos como la coincidencia de su rodaje con la primera huelga general contra el gobierno de PSOE, en diciembre del 88, esta pasó por el set y la capturaron. Por otro lado, las secuencias en las que aparece el equipo de rodaje reproducen los tics de los productores de TVE de aquella época. Y en cuanto a anécdotas actorales, Echanove aparece con bastantes kilos de más por escaquearse de la mili para poder seguir rodando.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?