Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 24 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Visitamos la cripta de los tesoros cinematográficos de Juan Manuel de Prada

En 'Lecturas de Verano y Cine' rescatamos 'Los tesoros de la Cripta' de Juan Manuel de Prada y analizamos las diferencias entre los clásicos del cine y los modernos 'blockbusters'

Escritor, crítico literario y artículista español, Juan Manuel de Prada reune en Los tesoros de la cripta reseñas de películas olvidadas de principios y mediados del siglo XX.

Una publicación que el propio autor en su entrevista con Elio Castro confiesa "inagotable: es un libro de arena, que como las arenas de la playa; no termina nunca", explica Juan Manuel de Prada.

Los tesoros de la Cripta

Sin embargo, en esta Cripta en la que de Prada rescata películas que él mismo clasifica como "raras", uncluye películas que se encuentran en "las aguas desconocidas del cine, que no están estudiadas o catalogadas". El autor pone los límites en el cine americano y los principales cines europeos: el italiano, el francés y el español. Confiesa que le habría gustado incluir las filmografías rusas o japonesas, de las que espera poder escribir alguna vez sobre ellas.

En esta recopilación de artículos incluye críticas sobre El crepúsculo de los dioses, Los diez mandamientos o El signo de la cruzpelículas que para el autor están injustamente olvidadas debido a la "avalancha informativa y de productos culturales" que hace que la sociedad se quede con aquellos títulos que la moda marca. Este es el motivo que lleva a Juan Manuel de Prada a reunir algunos de sus artículos en este libro: "Es un intento de volver a traer al foco películas que han sido relegadas a la oscuridad", explica el autor.

Una de las cintas que se mencionaba antes, El signo de la cruz, es precisamente la portada del libro de Juan Manuel de Prada y en ella muestra una imagen interesantísima. Se trata de una película de los años 30 muy religiosa. El fotograma que de Prada elige para la portada muestra a una joven cristiana atada a un poste con la cabeza de un sátiro susurrándole al oido mientras está a punto de ser atacada por un gorila. Este fotograma, "provocador", según lo describe el escritor, "hoy el feminismo lo consideraría denigrante y el animalismo ofensivo". Según el autor, este fotograma hoy en día no podría haberse incluído en una película.

En la publicación se muestra otra de las fascinaciones de Juan Manuel de Prada, los personajes malvados. Explica que "los grandes cineastas pueden permitirse el lujo de hacer personajes malvados mucho más ricos: a veces un malvado no puede impedirlo y actua bien porque tiene debilidades".

El cine hoy en día

Uno de los principales males que diagnostica Juan Manuel de Prada sobre el cine en la actualidad es que hay una sobresaturación de información: muchos títulos bien promocionados, que llevan a que el público ignore cintas quizás más interesantes pero también más pequeñas.

En opinión del autor, "la historia del cine ha sido una historia de involución". Explica a Elio Castro que el cine mudo tenía la capacidad de conmoción poética, algo que perdió al añadirle el sonido. Lo mismo sucedió cuando el color llegó al cine: le añade naturalismo, pero se pierde capacidad imaginativa y resta el poder creador de la mente del espectador.

Por todo ello explica que los efectos especiales son una de las razones por las que se desengancha del cine moderno: "Yo en el momento que veo efectos digitales me desconecto de la película". Todos estos factores, explica el autor, "han ido apartando el cine de la capacidad de conmoción infinita que tenían antes".

Juan Manuel de Prada sigue yendo al cine, a ver taquillazos y se ha dado cuenta de que "el cine ya es algo distinto". "Cuando ves a Greta Garbo en las películas de los años 30 es una fascinación que el cine ya no tiene y que nunca recuperará", confiesa el escritor en La Script.

Cine español

"Creo que los españoles tenemos que reconciliarnos con nuestros grandes creadores", concluye Juan Manuel de Prada sobre el cine de la época franquista. "A mi me parece muy bien que épocas de nuestro pasado que tienen aspectos sombríos las analicemos con crítica. Pero eso no nos puede llevar al disparate de descalificar toda una época y sus expresiones artísticas y es lo que ocurre con el cine franquista", concluye el escritor.

De esta época destaca La vida en un hilo, de Edgar Neville, así como cinestas como Rafael Gil, Forqué o Saénz de Heredia. "Hay tantos y tantos maestros que yo creo que tenemos que mirarlos con grandeza. En los años 40 y 50 se hizo un cine muy bueno".

Ahora mismo, cineastas españoles como Álex de la Iglesia o Almódovar no podrían entrar en esta cripa de Juan Manuel de Prada. En esta, pero sí en futuras. De Prada es un gran admirador de Almodóvar hasta Mujeres al borde de un ataque de nervios, una época en la que describe al director como "descolocante, subversivo, desasogante y desternillante". Sin embargo, la versión más crítica del escritor lo define como "más previsible" en sus últimas creaciones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?