Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

Víctimas

Pedro Blanco reflexiona sobre la situación de las víctimas del accidente de Spanair de hace 10 años, la acusación de abuso sexual sobre Asia Argento y los casos de pederastia en la Iglesia

En el mapa de los sonidos de este lunes... Las víctimas.

En el décimo aniversario del accidente de Spanair, las víctimas siguen sin saber exactamente por qué pasó lo que pasó. Diez años después del accidente, el congreso sigue sin tener una versión sobre lo sucedido. Diez años más tarde, las familias de los fallecidos siguen sin poder acceder a la información que manejó la comisión que investigó el siniestro porque sigue siendo secreta. Diez años de vacío personal para las víctimas y de vacío moral para un país que demuestra una incapacidad gangrenante para ser justo con ellas y para sacar conclusiones de los accidentes de este tipo.

En los sonidos de hoy, las víctimas.

Es el nombre más comentado hoy en todo el mundo, el de Asia Argento, actriz y directora, una de las voces que dio verdadero impulso al movimiento #MeToo al denunciar que había sido violada por el productor Harvey Weinstein. El New York Times ha desvelado que esta misma actriz pagó más de 300.000 euros a otro actor del que abusó sexualmente cuando era menor. El joven había amenazado con denunciarla. Por supuesto que hoy Asia Argento tiene un problema de autoridad ante quienes la tomaron por abanderada del movimiento. Por supuesto que su voz ha quedado hoy desdibujada por haber utilizado su posición de poder, como hicieron otros, para dominar al débil. Pero ni sus abusos justifican lo que después sufrió ni el desmoronamiento de su liderazgo debe afectar a un grito, ese #MeToo, que describía una realidad mucho más amplia: el machismo lacerante que domina el mundo del cine.

Y en el mapa de sonidos de este lunes... las víctimas.

No habrá años ni palabras suficientes para que la Iglesia Católica limpie su vergüenza. No habrá cartas de perdón, por muchas y muy contundentes que sean, que hagan olvidar la actitud inmoral de la jerarquía católica que allí donde supo de los abusos sexuales, calló, los ocultó y encubrió a los abusadores. Una iglesia que olvidó ser caritativa con las víctimas, que traicionó su propia enseñanza. El Papa ha pedido hoy en una de esas cartas un cambio de cultura para que su organización no permita y deje de encubrir ese tipo de abusos... Pues que dé ejemplo y empiece por la plaza de San Pedro y que cambie allí la cultura y las normas medievales, y los privilegios, y que eche a los curas abusadores, y que expulse a los cardenales y a los obispos encubridores, y que no deje de pedir perdón a las víctimas, y que las crea cuando denuncian los abusos y que acabe de una vez con el corporativismo divino.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?