Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

"Cada vez soy más radical en lo que creo que podemos conseguir"

Conversamos con la escritora, que está a punto de cumplir 85 años, sobre toda su trayectoria profesional

Nació unos días antes de que la mujer pudiese votar en España (Barcelona, 1933), pasó su niñez en el exilio de la dictadura franquista y, cuando regresó a España, hizo su particular oposición a la dictadura desde los libros. Comenzó su carrera profesional en una editorial y, al cabo de un tiempo, fundó su propio sello: 'La Gaya Ciencia'. Después de décadas dando forma a los textos de otros, decidió emprender su andadura en el mundo de la escritura, y no se le dio nada mal. Suyos son galardones tan prestigiosos como el Nadal, el Planeta o el Ciudad de Barcelona. También suyo es el legado que dejó en la Biblioteca Nacional de España, de la que estuvo al frente entre los años 2004 y 2007.

Rosa Regàs, autora de obras tan destacadas como 'Azul', 'Luna lunera' o la autobiográfica 'La canción de Dorotea' encuentra su silencio en el campo, en l’Ampurdà. En Llofriu vive intentando “fabricar más tiempo” para ella y los suyos, algo que, como dijo cuando ganó el premio Planeta, consciente de que “cada vez se anhelan más cosas, uno tiene más apetencias y el tiempo es menos”. A pesar de que sueña con encontrar un día en el que tener tiempo para aburrirse, y de que reconoce que cuestiones como el independentismo catalán le aburren, sigue viviendo el tiempo con una curiosidad “latente y vigente. Sino, asume, no tendría sentido que la vida tuviese la duración que tiene actualmente.

Después de haber sido traductora para la ONU, Rosa Regàs comenzó a escribir sus propios libros. Una de las cuestiones que se le achacan principalmente en ellos es el hecho de tenían un carácter autobiográfico que trascendía de ella misma, y hablaban, por ejemplo, de su familia. Rosa afirma que “la información que guardamos en nuestra memoria es la única manera de almacenar experiencia”. Así, no cree que sea posible crear libros desde la nada y, directamente, inventarlos. Además, valora de manera muy satisfactoria la actividad de la escritura porque “permite rescatar experiencias y sacarlas del olvido”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?