Viernes, 07 de Mayo de 2021

Otras localidades

El dietario de Ramoneda

¿Hasta dónde reformar la ley mordaza?

Josep Ramoneda reflexiona sobre los límites de la reforma de la ley mordaza, en la que PSOE y Podemos se juegan la credibilidad de la izquierda, la ya famosa intervención de Dolors Monserrat en el Congreso, la recuperación de la obligatoriedad de la filosofía y los casos de abusos sexuales en la Iglesia Católica

¿Hasta dónde llegarán PSOE y Podemos en la reforma de la ley mordaza, una de las bases del proyecto autoritario del PP? Si se quedan cortos en la enmienda, si los miedos pueden más que la defensa de las libertades, su credibilidad para la recuperación de la izquierda quedará tocada. Y en este sentido adquiere un carácter simbólico la devolución en caliente de los inmigrantes. Un desprecio a los derechos de las personas que hay que derogar por decencia democrática.

La ya famosa perfomance de Dolors Montserrat, portavoz del PP en el Congreso, que convirtió una interpelación a la vicepresidenta Calvo en un trabalenguas, es una demostración de lo que ocurre cuando la técnica de comunicación se convierte en más importante que lo que se quiere decir. Obsesionada en conseguir la máxima agresividad formal, Montserrat perdió el hilo de las palabras. E hizo el ridículo. Y Casado y García Egea van por el mismo camino.

Milagro, el Congreso decide por unanimidad, a propuesta de Podemos, que la filosofía sea asignatura obligatoria en ESO y Bachillerato. Para mí el encanto de la filosofía está en que es la vía más libre al conocimiento. No tiene objeto ni método preciso, cada cual se lo construye a su modo y, así, para decirlo como el sabio Montaigne, se pinta a sí mismo.

El horrible tabú de los abusos sexuales de los curas va saltando poco a poco por los aires, dejando en evidencia la impunidad con que han operado los funcionarios de Dios, ocultando los hechos, presionando a las víctimas y los familiares, protegiendo a los agresores sin transferirlos a la justicia, minimizando el drama. Por más que, lentamente, el Papa Francisco va tomando cartas en el asunto, cunde la sensación de que la ocultación sigue siendo el impulso espontáneo de los responsables eclesiásticos. Hay elementos estructurales en la Iglesia que favorecen estos comportamientos: el patriarcado, la prepotencia del varón en una organización que sigue dando un rango secundario a las mujeres y la presunción de autoridad de los profesionales del bien, cuya palabra no admite la duda de los fieles. El que tiene poder para absolver a los demás de los pecados, cae fácilmente en la tentación de situarse por encima de ellos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?