Últimas noticias Hemeroteca

La reina de tus ganas

Imaginemos por un momento que me diera por controlar la castidad de alguien que estuviera conmigo.

Imaginemos por un momento que me diera por controlar la castidad de alguien que estuviera conmigo. Imaginen que cercenara sus pequeñas muertes de placer, que controlara sus sensaciones, que estrangulara todas sus ganas. Imaginen que me convirtiera en ama, que sometiera, que decidiera. Y que esa persona, encima, gustara claudicando a todos mis caprichos. Me gustaría comprobar cómo maneja que yo le mande el útimo vídeo que grabamos mientras yo lamía y relamía sus posibilidades. Querría saber cómo se soportan las ganas de querer estar dentro y tener que quedarse fuera. Para mirarme de lejos y olerme sin poder hacer nada más que imaginarme.

¿Cuánto me disfrutarías si solo te permitiera imaginarme?

Me convertiría en la reina de tus ganas, obligándote cada vez más a que quisieras estar conmigo. Haciéndome poderosa, la dueña y señora de todo lo que tenga que ver con tu sexo. Decidiendo por ti la manera de sobrellevar el no poder rozarme siquiera. Especulando sobre si serás capaz de mantener la cordura, llevándote al límite, sabiendo qué es lo que más te gusta.

Puede ser divertido que nos planteemos jugar llevándonos mutuamente hasta el límite. Raspando la locura, si es menester, llegando siempre al borde del precipicio en el que no queremos caer. Tus ganas de tenerme, mis ganas de controlarte, ojalá experimentar todas las posibilidades del querer y no poder. Hasta que lleguemos al máximo y explotemos. Hasta que no podamos más. Jugando y ronroneando con un código en el que, cariño, no va a entrar nadie más.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?