Últimas noticias Hemeroteca
PARLAMENTO DE ANDALUCÍA PARLAMENTO DE ANDALUCÍA Toma de posesión de Juan Manuel Moreno, presidente electo de Andalucía

Se consumó el desastre

Josep Ramoneda reflexiona sobre la llegada de Bolsonaro a la presidencia de Brasil y el anuncio de Merkel de no volver a presentarse a la cancilleria

Pues sí, se consumó el desastre: Jair Bolsonaro ha ganado las elecciones presidenciales en Brasil y sería una barbaridad que los realistas impenitentes intentaran minimizarlo. Ha ganado un modelo que promete neoliberalismo extremo en lo económico y un autoritarismo forjado en la cultura dictatorial, ha ganado el conservadurismo religioso en un país que parecía abierto en materia de costumbres y ha ganado el odio al pobre. Y hay pocas dudas sobre quien mandará en Brasil: los militares a través de Bolsonaro y las elites económicas a través de Paolo Guedes. Los Chicagos boys siempre dispuestas a servirse del autoritarismo.

La socióloga de la Universidad de Sao Paolo, Esther Solano señala, sin embargo, una vía de esperanza: el enemigo sobre el que Bolsonaro ha construido su campaña, no es el inmigrante. El enemigo está en casa: “el petista, el negro favelado, la minorías identitarias que reclaman derechos”. Y estos van a resistir.

¿Qué le pasa a la izquierda que descarrila en todas partes? Ha perdido la capacidad que tenía de imponer el lenguaje y de dominar la pugna por los valores y ha perdido la capacidad de conectar con las clases medias. En el caso de Brasil, es esta zona templada de la pirámide social que la política de Lula contribuyó a expandir, la que ahora vive en el odio al PT.

Angela Merkel anuncia que lo dejará. Intentará agotar la legislatura, pero no volverá a ser ni candidata ni presidenta de su partido. Es el destino fatal del mandato que sobra, cuando el desgaste es ya demasiado grande y se abren socavones a cada paso. En España tenemos ejemplos de ello. Distinto habría sido si Felipe González no se hubiese presentado en el 93 o si Jordi Pujol, lo hubiese dejado en el 99. Siempre reconoceré a Angela Merkel el gesto de dignidad de aquel día de 2015 en que planteó la acogida de inmigrantes como un objetivo de responsabilidad nacional y llegó a compararlo con la unificación de Alemania. Fue un gesto más moral que político que, en estos tiempos de odio y resentimiento, fue probablemente el principio de su fin.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?