Últimas noticias Hemeroteca

Marchena, dignidad a cámara lenta

Como diría el genial José Luis Cuerda, Manuel Marchena le dio al pacto PP-PSOE una patada en medio del génesis con su renuncia a presidir el CGPJ y el Tribunal Supremo

Como diría el genial José Luis Cuerda, Manuel Marchena le dio al pacto PP-PSOE una patada en medio del génesis con su renuncia a presidir el CGPJ y el Tribunal Supremo. Las asociaciones de jueces y toda la familia jurídica han recibido con aclamaciones esta renuncia, que consideran un gesto de dignidad en defensa de la independencia judicial. Ahora bien, es un gesto de dignidad pero a cámara lenta. La filtración de la noticia de su descarada designación como presidente tras el pacto del Gobierno con el PP se produjo el día 12, hace ocho días. Durante una semana, Manuel Marchena ha podido soportar sin problemas el atropello de la política a la independencia judicial y ese apaño impúdico de que se le eligiera antes de que se eligiera a quien le tenía que elegir. 

La situación solo se le hizo insoportable cuando arreciaron los comentarios críticos y cuando se descubrió la desvergüenza de Ignacio Cosidó al mandar un whatsapp a los senadores del PP para comunicarles la buena nueva de que ya se podía controlar el Supremo por la puerta de atrás.

El hecho es que la renuncia de Marchena prorroga el mandato del anterior consejo y devuelve a la casilla de salida todo el debate sobre las designaciones en el Consejo General del Poder Judicial, que ha sido un dolor de cabeza desde su nacimiento, con la Constitución del 78, y que tiene toda la pinta de ir a acentuarse convertida en carne de campaña en este larguísimo ciclo electoral. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?