Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

Otras localidades

El callejón con salida de Theresa May

El Reino Unido ha sufrido una de las semanas más caóticas de las vividas por la política británica en medio siglo. Las divisiones sobre la relación con Europa ha terminado por desgarrar al Partido Conservador, al Parlamento y al país

Resumen emitido en Matinal SER el domingo 18 de noviembre de 2018

Si viajan a Londres, encontrarán que los británicos están haciendo caja, están haciendo todo el negocio que pueden con el Brexit. En las tiendas de souvenirs hay tazas, imanes, bolígrafos... y canciones. Están vendiendo discos recopilatorios que incluyen grandes clásicos sobre despedidas.

El Reino Unido ha sufrido una de las semanas más tumultuosas y caóticas de las vividas por la política británica en medio siglo. Las divisiones sobre la relación con Europa, ese eterno malestar de los británicos, ha terminado por desgarrar al Partido Conservador, al Parlamento y al país. Las heridas son profundas y el futuro incierto. Es una nación en zozobra que se asombra y aún no entiende las consecuencias de la caótica situación en que se encuentra.

Al inicio de esta semana se daba por hecho que el acuerdo alcanzado con la Unión Europea no iba a gustar, pero el nivel de rechazo que encontró Theresa May en todos los sectores del Parlamento superó lo previsto. "Vamos a estar en la Unión Aduanera, vamos a estar en partes del mercado único es un Estado vasallo, el Parlamento no podrá decretar sus propias leyes", decía vociferante Boris Johnson, cabecilla de los euroescépticos y con ambiciones personales de ser primer ministro desde hace mucho tiempo.

La posición de los laboristas, que ha sido y sigue siendo muy ambigua con respecto al Brexit, fue también de rechazo a lo pactado. "Este no ese el acuerdo que se le prometió al país. El Parlamento no puede ni debería aceptar una falsa opción", era lo que decía Jeremy Corbin. Presumiblemente, los laboristas votarán en contra cuando el texto sea sometido a los diputados en la primera quincena de diciembre.

Pero May no está dispuesta a dar marcha atrás a pesar de las dimisiones en cadena que ha sufrido en su equipo. Su capacidad de resistir admira a todos. La primera ministra advierte que no hay, además, alternativa a lo pactado: "Votar en contra del acuerdo nos devolverá a todos a la casilla de salida. Significará más incertidumbre, más división y haber fallado a la hora de poner en practica la decisión de la gente de abandonar la Unión Europea. Si respaldamos este acuerdo podremos devolver la unidad al país y abrazar las oportunidades que nos brinda".

Los euroescépticos tampoco van a ceder. Un grupo de cinco ministros dentro del gabinete se propone forzarla a modificar el acuerdo. May está amenazada también por una posible moción de censura que prepara el grupo más radical de conservadores. Su futuro en el cargo corre peligro inmediato. El del acuerdo del Brexit, también.

El futuro de May pasa por tres escenarios: que aguante el temporal y siga siendo primera ministra, que se acabe enfrentando a una moción de confianza y aguante, o que -aunque aguante- el Parlamento no apruebe el acuerdo sobre el Brexit. De este panorama hemos hablado aquí en la SER con Miguel Otero, investigador principal del Real Instituto Elcano: "Si al final se aprueba, saldrá como la primera ministra que en su día dijo que Brexit es Brexit, que Brexit significa Brexit y este es el Brexit de May si lo lleva a cabo, o el en el Parlamento lo rechazan y entonces seguramente ella tendrá que dimitir".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?