Últimas noticias Hemeroteca

La pantalla protege al agresor, no a la víctima

Si al acabar de hablar, o hablando, nos insultan en redes, conmigo lo harán de mil maneras diferentes y contigo de mil y una: por ser mujer.

Es importante recalcar que el cibermachismo, la ciberviolencia y el escrache digital son machismo, violencia y escrache. Los prefijos no atenúan nada. Y que la pantalla del ordenador al único que protege es al agresor, no es a la víctima. A menudo asociamos la violencia a la paliza física, pero ésa es sólo una representación de la violencia. Yo soy testigo a diario del informe de Píkara Magazine sobre la violencia contra la mujer en redes, y soy testigo de lo que ocurre cuando la violencia se dirige a ellas. Tanto es así que el insulto más popular en España contra un hombre es "hijo de puta". Y si al acabar de hablar, o hablando, nos insultan en redes, conmigo lo harán de mil maneras diferente y contigo de mil y una: por ser mujer. Tu físico, tu sexo, tu ropa, lo que sea: cosas que el violento asocie a tu género. El machismo en las redes existe porque está tan incrustado en la violencia que se disuelve en ella. Pero es brutal, y cada vez que una salvajada machista se queda impune, sin ser señalada o denunciada o perseguida, lo que se hace es normalizarla. Y esto sí es más peligroso para todos que cualquier insulto abstracto a la patria, a Dios o al rey.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?