10 DE DICIEMBRE DEL 2018

"De dirigir un centro, a quedarme en paro, a catedrático", los altibajos de un investigador en España

Sergio Damas acaba de concursar con éxito a una plaza de catedrático en la universidad de Granada. Pero sus últimos años como investigador han estado llenos de vaivenes

"Me gustaría colaborar a que otros investigadores que han pasado por una situación muy complicada vieran un poquito de luz con mi historia", comienza su relato Sergio, que se remonta al año 2005: "después de encadenar muchos contratos precarios en la universidad, por fin veía la luz para poder ser profesor titular de universidad a corto plazo. En ese momento, me ofrecieron ser subdirector de un laboratorio de un nuevo centro de Inteligencia Artificial que se iba a abrir a casi 1.000 Kms, en Asturias, en 2006. Era todo un reto. Había que tomar una decisión difícil: la estabilidad de optar a una plaza de funcionario o una aventura tan apasionante como incierta", narra.

Sergio y su familia tomaron la decisión de irse a Asturias. "Con el esfuerzo y la confianza de mucha gente, el centro comenzó su andadura. Tras 5 años, me propusieron dirigir el laboratorio en el que había estado trabajando. En menos de 10 años, mi laboratorio consiguió coordinar, entre otros, muchos proyectos europeos y muchos contratos con empresas de toda España. Así conseguimos algo muy complicado en el mundo de la investigación: autofinanciar en más de un 50% el laboratorio. Pero no fue suficiente", describe. Los fondos no fueron suficientes y "el centro cerró en 2016, dejando en la calle a 40 familias. Curiosamente, el cierre llegó justo cuando la revolución de la Inteligencia Artificial llegaba a la sociedad", narra.

Comenzaron meses difíciles. "Como padres de familia numerosa (Asturias nos regaló una asturiana preciosa), pasamos un año muy, muy complicado estando los dos en paro con 45 años. Faltó muy poco para aceptar alguna oferta de trabajo en el extranjero. Afortunadamente, no lo hice y esperé mi oportunidad de volver a la Universidad. Gracias, entre otras políticas, a la eliminación de la tasa de reposición y la apuesta por la estabilización de mi universidad, hace pocos días he podido concursar (con éxito) como catedrático de universidad. Pero la que realmente tiene mérito, es mi mujer. En estos dos últimos años, ha conseguido terminar un grado universitario y ahora trabaja temporalmente en lo que le apasiona pero eso da para otro diario", concluye.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?