Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

El ojo izquierdo

Aquí estamos, en la ciénaga

Es verdad que la cárcel o el exilio no ayudan a la búsqueda de una solución apaciguadora. Pero la derecha también bebe de la misma basura. Unos, como el PP, empeñados en un 155 que ellos mismos impulsaron y que de nada sirvió

Ninguna esperanza de que esta atmósfera putrefacta vaya a mejorar en los próximos meses. La política va a peor y los independentistas y la derecha han decidido que este es su hábitat favorito, cieno y basura. Nada constructivo saldrá de allí, cegados los caminos que conducen a la convivencia entre iguales, que ni tan siquiera deja espacio para el diálogo como esperanza para conseguirla.

Encerrados en un bucle imposible, Torra y los suyos aprietan hacia el imposible de una independencia que no atiende ni a la realidad matemática de que es una vía que rechazan más de la mitad de los catalanes. Es verdad que la cárcel o el exilio no ayudan a la búsqueda de una solución apaciguadora.

Pero la derecha también bebe de la misma basura. Unos, como el PP, empeñados en un 155 que ellos mismos impulsaron y que de nada sirvió. Cuesta reconocer al partido que generó esta delirante situación en el desparpajo del que hace gala el pimpollo Casado en sus discursos. La absoluta ineficacia de aquel horror de Rajoy y Sáenz de Santamaría en frenar el tsunami cuando todavía era una ola manejable. O ahí tenemos a Rivera, que su candidata Arrimadas ganó las elecciones catalanas para huir al día siguiente como si aquello no tuviera nada que ver con ellos. Notable. ¿Y Pedro Sánchez? Pues ahí, con sus 84 diputados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?