Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La firma de Àngels Barceló

El enfrentamiento solo favorece a los radicales

Àngels Barceló reflexiona sobre lo que nos han dejado las últimas 48 horas en Cataluña: la reunión del presidente del Gobierno con el president Torra, el Consejo de Ministros celebrado hoy y los disturbios en algunas manifestaciones que han dejado 13 detenidos y 77 heridos

A esta hora de la noche del viernes, un viernes, además, especial, es el fin de semana previo a la Navidad, podemos hacer especial énfasis en cualquiera de las muchas imágenes que nos han dejado las últimas 48 horas en Catalunya.

La imagen del diálogo. La reunión, de ayer, entre Pedro Sánchez y Quim Torra, con todos sus peros, con todas las omisiones en el comunicado que acordaron, pero con toda la fuerza de la negociación y la política. La imagen de los independentistas radicales, alentados por el activista que encabeza el govern de la Generalitat al grito de apreteu, intentado boicotear el Consejo de Ministros de hoy en Barcelona, intentando la revolución con la cara tapada, con capuchas y blandiendo adoquines. Y la tercera imagen, o mejor, el tercer sonido, que puede quedar sepultado por el grito de las protestas o por el humo de los neumáticos quemados, las palabras de la oposición del PP y Ciudadanos que, sin capuchas, intentan boicotear también cualquier posibilidad de negociación.

No hay espacio para la calma ni para la reflexión, solo sirven los extremos y el tú contra mí. Se utilizan palabras y descalificaciones sin pensar en las consecuencias, se cubren los rostros y se lanzan adoquines. Se jalea desde las instituciones y se intenta imponer el relato para que nadie llame a nadie traidor. Se agrede a periodistas y hay periodistas que alimentan la tensión y el enfrentamiento. Todo vale por la audiencia igual que todo vale por los votos.

Yo no sé qué saldrá de todo esto, pero déjenme que este viernes me asome a la rendija del diálogo y ojalá la oposición en este país tuviera el sentido de estado suficiente como para no ejercer de pirómanos y ojalá los independentistas agarraran la bandera de aquellos ciudadanos, independentistas también, que hoy se enfrentaban a los encapuchados. El enfrentamiento solo favorece a los radicales, de eso viven y eso necesitan.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?