Últimas noticias Hemeroteca

Razonar con el tigre

El documento que presentó ayer Vox tiene varios puntos que exigen a los andaluces ser malas personas

Hay una frase de Winston Churchill (hay dos millones de frases de Churchill, de hecho nuestro idioma están compuesto por oraciones hechas por él que nunca pronunció) que dice: "No puedes razonar con un tigre cuando tienes la cabeza metida en su boca".

Bueno, la misma noche de las elecciones, PP y Ciudadanos homologaron los votos de Vox. Los dieron por hecho con una facilidad que en lugar de la extrema derecha parecía que estaban hablando de un partido formado por boy scouts. No dudaron ni un segundo. Eso es lo que más perturba: fue como si Vox formara parte de ellos desde el principio y lo considerasen suyo, y lo legitimaron como partido del sistema, y sumasen sus votos como si ideológicamente apenas se distinguieran de los suyos.

Pero Vox no es el documento que publicó ayer, un documento en el que se recoge la obligación de denunciar a inmigrantes ilegales cuando vayan a hacer un trámite o ir al hospital: o sea un documento que exigen a los andaluces que sean malas personas. Que un inmigrante vaya a urgencias con un hijo enfermo y tú tengas que llamar a la Junta para delatarlos exige no lealtad a unas ideas, exige miseria moral. A lo mejor en este caso es lo mismo.

Vox es lo que se está callando, no lo que está diciendo, y fíjate lo que está diciendo. Así que cuando PP y Ciudadanos aceptan sus votos y negocian con la extrema derecha, meten la cabeza en la boca de un tigre para negociar algo que no es de ellos, un sistema de libertades y derechos que se quiere destruir no desde posiciones ideológicas ni estrategias de partido, sino desde el odio.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?