Últimas noticias Hemeroteca

El número de cazadores ha descendido un 22'84% en España en 10 años

El primer campeonato de caza de zorro de Galicia abre la temporada de caza entre polémica, en un momento en el que esta actividad ha salido a debate

Los datos sobre la caza en España no se actualizan desde 2015 / ()

Galicia celebra este sábado, entre polémica, el primer campeonato de la temporada de caza de zorro en Cotobade. Algunas asociaciones como la APDR (Asociación Pola Defensa Da Ría) o LIBERA se han posicionado en contra de este evento, en un contexto en el que ha surgido un debate en torno a la práctica de esta actividad. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación lleva sin actualizar los datos de caza desde 2015 - hasta ese año lo hacía anualmente. Desde que existen datos, el número de cazadores ha descendido un 22'84%, mientras que el número de animales capturados ha aumentado un 24'52%.

El último tiempo se ha generado un debate en torno a la cacería. Las personas que practican esta actividad han pasado de 1.069.804 en 2005 a 825.373 en 2015. Antún Arrojo, jefe de comunicación de la Federación Gallega de Caza, achaca esta bajada al descenso de la población en los núcleos rurales: "El número de cazadores federados en España es el tercero en el ranking nacional de deportes. Esto indica que no somos cuatro gatos".

Sin embargo, el número de animales capturados ha experimentado un ascenso paulatino en el mismo periodo desde los 16.801.659 en 2005 a las 20.922.143 especies en 2015. Algunas asociaciones ecologistas hablan de una nueva modalidad de caza que se denomina 'de bote'. "Lo que ocurre es que la caza intensiva se está imponiendo. El cazador que disfruta de un día de campo con su perro y escopeta, mata a dos perdices y se las lleva para guisarlas y comérselas está en peligro de extinción. Porque ahora se cazan más animales de granja que de campo", explica Miguel Ángel Hernández, portavoz de Ecologistas en Acción.

Según los ecologistas cada vez son más los cotos privados que utilizan el turismo cinegético y que crían animales para capturarlos posteriormente. "Este tipo de turismo atrae a cazadores extranjeros que son capaces, incluso, de gastarse en un fin de semana un pack de 12.000 euros a cambio de matar entre 200 y 500 perdices", comenta Hernández.

Sobre el dinero que mueve esta actividad deportiva no existe ningún informe oficial. El único estudio que habla de ello, es un trabajo privado Evaluación del Impacto Económico de la Caza en España en el que se habla de que la actividad cinegética moviliza unos 5.470 millones de euros al año en nuestro territorio.

Más del 80% de España está declarado como aprovechamiento cinegético, lo que suponen un 43,8 millones de hectáreas. Cada vez son más los colectivos que se muestran contrarios a la utilización del campo con estos fines , pero desde las Federaciones de caza aseguran que la actividad está muy regulada y que los cazadores cumplen con un plan anual. "Somos las entidades privadas las que más invertimos en el medio. Sembramos de manera controlada para mantener el hábitat lo mejor posible y para que las especies no desaparezcan" remata Arrojo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?