Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 13 de Octubre de 2019

Otras localidades

Fase de ruido, no de nueces

Josep Ramoneda analiza las posibilidades de éxito del proyecto de presupuestos que ha presentado hoy el Gobierno de Pedro Sánchez, que tiene que recabar el apoyo de los independentistas; el modelo de pacto de gobierno en Suecia y el perfil de la candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

Sánchez presenta sus presupuestos en un escenario tan tenso como abierto. Y con una frase, dirigida a los voxonaros, el tridente de la derecha, que merece muchas interpretaciones: “Esperen sentados, que el gobierno llegará hasta 2020”, a pesar de no tener garantías de poder aprobar los presupuestos. El independentismo multiplica las exigencias imprecisas, porque estamos en fase de ruido, no de nueces. Y es evidente que el interés común del PSOE y del independentismo es que el gobierno Sánchez llegue por lo menos hasta 2020. Y que votar los presupuestos lo hace más fácil. Pero, tensado por las pláticas de familia, el independentismo ha entrado en fase de especulaciones. ¿Qué es mejor para que el PSOE dure: votar los presupuestos o no votarlos? Votándoles se allana el terreno, pero también se da alas a la derecha para seguir acusando a Sánchez de estar aliado con los independentistas y le complica cualquier escenario electoral. Si supiéramos que de cualquier forma llegará a 2020, no los votaríamos. Una vez más las cosas de la política hacen olvidar la política de las cosas: las ventajas que la ciudadanía catalana obtendría de los presupuestos, ¿no cuentan para nada?

¿Alguien ha reparado en el modelo sueco? La derecha en vez de entregarse desde el primer día a la extrema derecha, como ha hecho el PP en Andalucía, ha dejado que el tiempo calmara las tensiones. Y entablado una negociación con las demás fuerzas políticas para evitar que la extrema derecha tuviera responsabilidades de gobierno. No se trata de generar ruidosos cordones sanitarios para excluirlos. Se trata simplemente de combatirlos con políticas eficaces y sin miedo al debate ideológico. Naturalmente, este tiene una exigencia: gobernar de modo que la ciudadanía comprenda que no lleva a ninguna parte votar a la extrema derecha.

Isabel Díaz Ayuso cumple con creces el perfil de activista sin complejos que busca Pablo Casado en su afán de construir un PP para tiempos de confrontación. Dice la candidata a la Comunidad de Madrid: Vox no propone nada que no haya visto dentro del PP. Es decir, es de la familia. Y por tanto se apunta a la estrategia Casado de recuperar a los que se han ido poniéndose a la altura de quien se los llevó. ¿Ha calculado el PP el riesgo de los que pueda perder por el otro lado? ¿O da por hecho que el electorado liberal de derechas no existe?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?