Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

COCHE ELÉCTRICO COCHE ELÉCTRICO Sigue en vídeo el foro 'El coche que viene: 100% ECO', organizado por la SER

No es admisible el sálvese quien pueda

Josep Ramoneda analiza el conflicto del taxi con las vtc, la posible decisión de Podemos de no concurrir con Carmena en el Ayuntamiento de Madrid ni presentar su propio candidato y la situación en Venezuela con un autoproclamado presidente Juan Guaidó que ya ha sido reconocido por Donald Trump

Hay dos cosas que no se pueden negar a los taxistas: su capacidad de movilización y de intimidación. Cuando sus organizaciones convocan una huelga sus afiliados la siguen con unos niveles de respuesta que no se dan en la mayoría de sectores sociales. Y su capacidad de alteración de la vida ciudadana es tal que pone a las instituciones en muy incómoda posición. Y los taxistas consiguen un nivel de tolerancia en sus acciones que a otros sectores se les niega. Pero no es el suyo un conflicto que pueda resolverse bajo presión, porque se trata de reorganizar todo un sector con una muy larga historia de corporativismo y ventajas singulares. Los tiempos cambian y monopolios de este tipo ya no son sostenibles. Pero tampoco es admisible el sálvese quien pueda. Hay que preparar con cuidado el aterrizaje del taxi a la nueva realidad y la llegada de los nuevos modelos organizativos. Y eso no es posible con prisas e intimidaciones. Ni se resuelve cerrando a todo prisa acuerdos parche, que solo son momentos de pausa hasta la próxima confrontación.

Podemos ni va a presentar candidato a la alcaldía de Madrid ni está claro que apoye la candidatura de Manuela Carmena. El descontrol es total después del golpe de Errejón, con síntomas alarmantes de pérdida de pulso político. Y no se ve el punto de encuentro entre los dirigentes autonómicos de Podemos que piden que se negocie un acuerdo entre Iglesias y Errejón y los que hacen una cuestión de honor romper cualquier relación con el candidato a la Comunidad de Madrid por deslealtad con el secretario general. Así las cosas, las elecciones municipales y autonómicas que hace cuatro años fueron el inicio de una gran ilusión puede ser ahora el momento de la gran decepción. Paradójicamente, la suerte de Podemos dependen más que nunca de que sus aliados salven los muebles que ellos no han sabido conservar.

Colapso del sistema, así me ha definido el urbanista venezolano Tomás Diez la crisis que le hizo salir, hace ya doce años, de su país y que hoy alcanza un punto crítico. Dos presidentes, dos presuntas legalidades, para una situación ya definitivamente insostenible. Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, sostenido masivamente en la calle, se declara “presidente encargado” de la nación, frente a Nicolás Maduro, elegido en unas elecciones consideradas inconstitucionales. Trump, raudo y veloz, reconoce a Guaidó, en un movimiento efectista que ayuda poco. Pero más que nunca se puede decir ahora que hay ya una sola salida razonable: el reconocimiento por ambas partes de que no se puede seguir así. Y pactar una refundación del régimen. Fuera de esto solo hay espacio para el colapso total.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?