Últimas noticias Hemeroteca

Todo pendiente de lo que ocurra en el Supremo

Josep Ramoneda analiza el inminente inicio del juicio a los políticos independentistas presos, las posibilidades de pactos tras las elecciones entre Cs y PSOE, la subida de tono de Pedro Sánchez contra Maduro y el aumento de las afiliaciones a las mutuas privadas

El traslado a Madrid de los presos independentistas se anuncia para el próximo viernes: es la señal de salida del juicio por el 1 de Octubre. Durante un año el soberanismo catalán ha vivido a la espera de este momento. Por un lado, la solidaridad con los acusados es el único imán que atrae la unidad del independentismo. Por otro, ha sido la gran coartada para el inmovilismo: como si todo quedara pendiente de lo que ocurra en el Supremo. Para el presidente Torra debería ser el momentum que relanzara al independentismo, aunque la opinión más extendida es que después del juicio ya no habrá excusa para seguir dilatando la aceptación de la realidad y la revisión de las estrategias. Los últimos movimientos van en la dirección de preparar el día después. Y la improvisada presentación de la Crida, expresa el temor de Puigdemont de quedarse en fuera de juego cuando llegue el verano. Sea cual sea la sentencia, después de ella el conflicto entrará en una fase nueva.

Casado teme que para compensar la alianza con Vox en Andalucía, Ciudadanos dé algún gobierno al PSOE después de las elecciones de mayo. En Podemos se teme que su guerra fratricida otorgue polivalencia a Ciudadanos para hacer mayorías a la derecha o a la izquierda en Madrid. Una vez más se confirma que el centro no es una cuestión de ideología sino de geometría: por ejemplo, el que ocupa el lugar tres entre cinco. Desplazarse hacia un lado no significa perder el centro si el conjunto de partidos se ha movido en la misma dirección.

Venezuela sigue protagonizando la política española, con Pedro Sánchez en América subiendo el tono verbal contra Maduro. Muchos dan por acabado al líder chavista, pero nada garantiza que la agonía sea rápida. Maduro resistirá mientras la cúpula militar aguante. De la capacidad de la oposición de garantizarles un futuro sin problemas con la justicia dependerá que suenen pronto los tambores de la traición.

Más de un millón de personas se han afiliado a mutuas privadas después del tijeretazo que el PP dio a la sanidad pública en 2013. La derecha sabe perfectamente para quién trabaja. Nunca se equivoca.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?