Últimas noticias Hemeroteca

Patética frivolidad

Josep Ramoneda analiza la fórmula que han encontrado Gobierno y Generalitat para su mesa de partidos, el libro del presidente Pedro Sánchez y las incertidumbres que va a traer el juicio del procés

¿Llegan los notarios como fedatarios públicos a la política? Con todos los respetos, pero algo falla cuando es necesario un relator independiente que de fe de las negociaciones entre partidos. ¿Qué se puede construir sobre tal grado de desconfianza? ¿Qué valor tiene la palabra si las partes contratantes no se la reconocen mutuamente? ¿De qué servirá el relator si los negociadores no quieren entenderse? El Gobierno y los independentistas han encontrado esta fórmula para su mesa de negociación. A la espera de los resultados, hay que decir que tiene algo de patética frivolidad. De momento ya aparecen las primeras discrepancias verbales, el Gobierno habla de relator, los independentistas de mediador. Si el nombre es la función, ni en esto están de acuerdo.

Pedro Sánchez primer presidente que firma un libro estando en el cargo. Y solo lleva ocho meses. El título da muchas pistas: Manual de resistencia. Es la imagen de sí mismo que al presidente le gusta fomentar: rebelde con causa, sin la sosería de los expertos, ni la grandilocuencia de los ideólogos. El hombre que igual tumba a los varones del PSOE como se carga a un presidente del PP con una moción de censura. La duda es qué caducidad tiene la resistencia. Es decir, para cuántas caídas y regresos, alcanza. No es un libro improvisado, se empezó bastante antes de entrar en la Moncloa y tiene alguna sintonía con la llegada de Irene Lozano a “España, global”. Política y propaganda.

Dos cuestiones previas que aparecerán el 12 de febrero, al iniciarse el juicio por el 1 de Octubre, y que pueden retardar la entrada en materia: las declaraciones de los acusados que quieran usar el catalán y el papel de los intérpretes; y la negativa del tribunal a aceptar la declaración como testigo de Ignacio Cosidó, el senador del PP que hizo fracasar la elección de Manuel Marchena como presidente del Consejo General del Poder Judicial al decir que desde el nuevo puesto seguiría controlando el juicio a los independentistas. Las dudas sobre la imparcialidad de los jueces se pagan caras en Europa, y no estaría mal que Cosidó las aclarara, testificando bajo juramento en el juicio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?