Últimas noticias Hemeroteca

Wyoming: "Las señoras se ponían allí mismo, en el mostrador de la farmacia"

Recordamos con El Gran Wyoming y nuestros escépticos a las generaciones que levantaron España a base de drogas ya prohibidas: Katovit y Optalidón

En España, durante años, dos colectivos a los que se les exigía mucho, las amas de casa y los estudiantes, encontraron en la farmacia pastillas, legales y abundantes, que les ayudaban a superar el reto de vivir. Una mayoría de los consumidores de esas pastillas no sabían que tenían graves efectos secundarios, y las tomaban con más alegría que sensatez. Nos hemos acordado de estas grajeas gracias al  artículo de David Brunat en El Confidencial, en el que pone nombre a la llamada Generación Katovit, toda esa gente que se sacó la carrera y las oposiciones a base de esas famosas grajeas. Pero la Generación Katovit, no lo olvidemos era hija de la Generación Optalidón. ¿Qué pasasaría si fuéramos hoy a una farmacia a pedir Katovit?

Hermos ido, y nos han contado que está retirado, porque era, básicamente, anfetamina. Y los optalidones, que nuestras abuelas tomaban de dos en dos, eran un potente barbitútico. El Gran Wyoming recuerda perfectamente a las clientas de la farmacia de su familia, porque las consumidoras eran en su gran mayoría mujeres. El Optalidón se retiró de la circulación en 1985, pero para entonces ya existía el Katovit, que se vendía como ayuda al estudio.

Con los escépticos, José Miguel Mulet y Luis Alfonso Gámez, recordamos esas drogas que se vendían legalmente en farmacias, y descubrimos qué hay detrás de los productos que se promocionan hoy en día como potenciadores del intelecto. (Una pista: no funcionan. Solo el esfuerzo nos hace más listos).

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?