Últimas noticias Hemeroteca

Colón, otra vez

Atropellándose, llaman ahora a manifestaciones. Una broma. Hasta doce organizó la derechona unida, jamás será vencida, en contra de Rodríguez Zapatero, y mismamente en la plaza de Colón

Gusta mucho a los patriotas de hojalata utilizar palabras sonoras, de raigambre, aquellas que llenaban los textos de Casona o Pemán. Honor o patria, incluso felón, qué gracia, han entrado a formar parte del lenguaje de esta derecha montaraz y agreste, que presume de modernísima pero que todavía pasea por cuevas en compañía de bisontes prehistóricos. ¿De verdad que montamos este belén por una figura ignota, cuando Rajoy se hartó de utilizar a mediadores auténticos, desde Urkullu a empresarios o banqueros?

Carentes de vida propia y de imaginación, solo saben calcar lo que ya hicieron sus predecesores. Atropellándose, llaman ahora a manifestaciones. Una broma. Hasta doce organizó la derechona unida, jamás será vencida, en contra de Rodríguez Zapatero, y mismamente en la plaza de Colón. Se hartaron de llamar traidores al entonces presidente del Gobierno y al ministro del Interior, Pérez Rubalcaba, por venderse a ETA, pero bien que aplaudieron cuando la banda terrorista dejó de asesinar, sin concesión alguna. Cierto es que Sánchez tiene muchos factores en contra. Como los independentistas, claro, o la derecha feroz, ya señalada.

Pero añadan algunos nombres. ¿Qué tal esos ilustres socialistas, tipo Guerra o Page, siempre dispuestos a echar una mano, al cuello, eso sí, a su jefe de filas? Pero hay más: ¿de verdad es imposible encontrar a una vicepresidenta que sepa articular de manera sensata dos pensamientos seguidos?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?