Últimas noticias Hemeroteca

La obsesión por gustar

¿Las redes sociales están multiplicando la necesidad de gustar a los demás? ¿Tanto valemos como "likes" tenemos ?

La obsesión por gustar en las redes sociales /

Primero compartimos en facebook, más tarde llegó twitter con sus "me gusta", sus retweets y los 140 caracteres , luego ampliables. Paralelamente Youtube,  con sus vídeos,  creaba la nueva  profesión de youtuber. Finalmente  instagram que prima más la imagen y la mayor acumulación posible de "likes". La realidad es que ,sea en la red social que sea, todos buscamos hacer el mejor texto,  comunicar la mejor idea o subir la mejor foto o vídeo para que los demás nos pongan caritas, corazones o compartan nuestros contenidos que sería el summum, lo máximo, el orgasmo de la egolatría. Se llama obsesión por gustar. 

"Hay un juego narcisista que las redes sociales han sabido aprovechar" nos dice María José Guerra Palmero, Catedrática de filosofía moral de la Universidad de La Laguna y Presidenta de la Red Española de Filosofía.Buscamos impacto. Lo cuantitativo se impone. Eres y vales lo que gustas y los que te siguen en redes. Hasta en el ámbito laboral te lo dicen. Andrés Pérez Ortega, experto en marca personal, estrategia e instructor de Udemy dice "que lo políticamente correcto sería decir que lo que importa es la calidad de tus mensajes, pero la verdad es que si te siguen cien mil personas, lo lógico es que una empresa te quiera contratar a ti porque tienes una mayor influencia". Otra cosa, apunta,  es la mentira, "lo importante no es lo que aparentas, sino lo que puedes dar. Si buscas solo el embalaje, el maquillaje, te cargas tu credibilidad y valor". 

María José Guerra cree que vivimos "en la era del parecer. Todo es simulación. En la antigüedad nos preocupaba el ser, el capitalismo trajo al obsesión por el tener y ahora todo es aparentar". La obcecación por gustar ha acabado además con los tiempos muertos que las personas tenían para reflexionar, pensar en sus problemas, resolverlos. El tener a mano permanentemente a mano un teléfono móvil nos obliga a estar permanentemente conectados y actualizados. La presidenta de la Red Española de Filosofía ve como una necesidad "buscar tiempos de desconexión para vivir nuestra intimidad y no estar en una permanente 'extimidad', un nuevo concepto que define la necesidad de estar permanentemente expuestos".

Para conectarnos con la lectura y el pensamiento, la recomendación filosófica cultural de la Ventana de la Filosofía ha sido "Tiempo de magos" del filósofo alemán Wolfram Eilenberger (Taurus) . Habla de la vida cotidiana y pensamientos de los cuatro grandes filósofos alemanes del período de entreguerras: Ludwing Wittgenstein, Walter Benjamin, Martin Heidegger y Ernst Cassirer. Cuatro grandes que convirtieron el alemán en la lengua oficial del espíritu y que dejaron enseñanzas en un período que , por desgracia, se parece mucho al actual. Ojalá que no termine igual.

Y como cita final "la tecnología debe estar al servicio de la convivencia"  (María José Guerra Palmero, Presidenta de la Red Española de Filosofía

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?