Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

La solución solo puede salir de la política

Josep Ramoneda analiza las declaraciones de Santi Vila y Jordi Sánchez en la jornada de hoy del juicio al procés, la influencia del resultado de las elecciones generales en las estrategias de los distintos partidos para el superdomingo y el papel de las ciudades en el futuro

Lleva razón Jordi Sánchez cuando dice a los jueces que le juzgan que “las soluciones no saldrán de este Tribunal”. Es obvio: sólo pueden salir de la política. Todos lo saben y todos tendrán que plantearse cómo hacer las cosas de otra manera. Los que optaron por poner a los tribunales como parapeto y los que se resisten a rectificar una estrategia equivocada. Por eso, las palabras de Sánchez conjugan con otras de la oveja negra del banquillo, Santi Vila, el solitario: “Si pudiésemos volver atrás, haríamos cosas diferentes”, ha dicho. No hay que volver atrás, pero hay que asumir que las cosas se han de hacer de otra manera y explicarlo a la ciudadanía. Y este es el paso que no osa dar el independentismo. Mientras la derecha, erre que erre, sigue agitando la bandera sagrada del artículo 155.

Y de pronto el superdomingo se ha convertido en subdomingo, me dice un candidato a alcalde. La campaña para las municipales y autonómicas ha quedado descolocada al anticiparse las elecciones generales. La noche del domingo 28 de abril tocará ajustar las estrategias, porque según los resultados unos habrán recibido viento de cola y otros de cara. Por ejemplo, una victoria socialista daría un empujón a sus candidaturas. Y una victoria de la derecha, podría dar solidez al tridente conservador, pero también despertar a la izquierda y provocar cierta reacción defensiva. Especulaciones propias de tiempos confusos.

Una convicción: las ciudades serán un sujeto político determinante para el futuro de todos. Ellas pueden tener un papel decisivo para que se rompa la ceguera de ciertas elites frente a las emergencias que amenazan a nuestra especie. Si, por ejemplo, cuarenta grandes ciudades se pusieran de acuerdo en vaciar sus centros de coches se avanzaría más y se conseguiría más eficacia pedagógica y presión política, que con cien acuerdos como el de París, que arrancan con las ruedas pinchadas.

La gran pianista Maria Joao Piris recibió ayer el doctorado Honoris Causa por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. En su discurso de agradecimiento dejó esta reflexión: “Siempre he preferido hablar de transmisión en vez de educación: da un sentimiento de continuidad y nos recuerda que estamos atravesados por las cosas, pero que no las poseemos. Podría ser la fórmula de una ética: no tomar lo que no poseemos (esto es robar) sino dar lo que no poseemos”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?