Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 22 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El MWC como símbolo

Bona tarda también porque hoy les hablamos….podría decir que desde Barcelona y todo el mundo lo entendería, pero no sería exacto. Esta tarde abrimos “la ventana” desde Hospitalet de Llobregat; que está pegada a Barcelona, ya lo sé, pero que es otra cosa, es otra ciudad. Y quiero insistir en eso así de entrada porque creo que tiene que ver con algo de lo que hablaremos después: de la importancia de preservar lo individual ante lo global, de intentar que las grandes marcas, de lo que sea, iconos de la globalización, no se coman todo lo que es más pequeño que ellas; ya sean personas, empresas o ciudades.

Barcelona es una marca muy grande, como Madrid, como París, como Roma, pero hay vida más allá de sus límites. Y esa vida hay que defenderla. ¿Cómo? Pues por ejemplo colocándose en el mapa del mundo. Hoy estamos aquí con motivo del Mobile World Congress, el congreso mundial de telefonía, que se ha convertido en la gran cita anual para ir midiendo cómo avanza esta revolución tecnológica, este tsunami de prodigios que hace un tiempo no podíamos ni imaginar. La conectividad es oro puro y con la tecnología 5g y todo lo que viene la velocidad, no es que sea de crucero, es que es de vértigo. Por eso ya va tocando pensar en cómo queremos que sea ese avance y cómo nos protegemos de riesgos asociados a la manipulación o la desigualdad. Y ahí entra todo: desde la privacidad de cada uno de nosotros a la ciberseguridad pública, pasando por la inteligencia artificial, el Big data, la brecha digital, el boom de las plataformas. No sé, por ejemplo: ¿necesitamos aplicar la ética a toda esta movida, a todo este desarrollo? Yo creo que sí. Porque si no estaremos, bueno, de hecho lo estamos, ante monopolios ultra capitalistas 4.0 frente a los cuales tiemblan hasta los gobiernos.

Resumiendo: que la transformación digital significa un progreso tan gigantesco que iguala o supera descubrimientos como el fuego o la rueda. Y por eso precisamente necesitamos herramientas que impidan incendios y castañazos.

Hoy es un buen momento para hablar de todo eso, de progreso y de igualdad. Porque además tenemos a mano un elemento de conectividad que a algunos les puede sonar casi jurásico, pero que es la hostia: que es la radio. Y algo incluso mejor, y más antiguo aún: que nos vemos cara a cara aquí en el auditorio barradas con un montón de oyentes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?