Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

Cifuentes no era lo que parecía

Àngels Barceló reflexiona sobre la petición de la Fiscalía de tres años de cárcel para la expresidenta madrileña, Cristina Cifuentes, por el caso del máster

La Fiscalía pide tres años de cárcel para la expresidenta madrileña, Cristina Cifuentes, por el caso del máster. La acusa de inducir a la falsificación de un documento y mostrarlo después como verídico ante los medios para dar sus explicaciones sobre su trabajo de fin de máster y su defensa, algo que nunca sucedió.

Una petición de tres años de cárcel para alguien que se presentó como intachable y como la garante de la limpieza que necesitaba la Comunidad de Madrid, tras la etapa de las ranas de Esperanza Aguirre. Pero Cristina Cifuentes no era lo que parecía, pero sobre todo, tenía los mismos vicios de las ranas que Aguirre tenía en su charca, y uno de ellos era el de creerse intocable. Solo así se entiende que compareciera en una rueda de prensa mostrando unos documentos falsos, que, presuntamente, ella había hecho falsificar, y asegurando y contando con detalles cómo y cuándo defendió su trabajo de fin de máster, algo que nunca hizo. Compareció ante la prensa, respondió a las preguntas y ni siquiera le tembló la voz. Es más, su seguridad le llevó incluso a subir un vídeo a las redes asegurando que no pensaba irse.

Cierto que ante tanta corrupción, como durante tiempo había estado instalada en la Comunidad de Madrid, Cifuentes debió pensar que lo suyo era una mentirijilla de nada, una mentirijilla que pensó que no tendría consecuencias. Pero calculó mal, la sociedad ya no traga como en otros tiempos y por mucho menos esta sociedad ha visto como en otros países caen ministros o presidentes. Hay que tener muy poca percepción de la realidad para pensar que con orquestar una estrategia para falsear documentos y mostrarlos como verdaderos va a conseguir engañar, primero a la prensa, y luego a la gente.

La mentira acabó con su carrera, pero se llevó por delante el prestigio de la universidad. Todo esto también va en la mochila de Pablo Casado, junto con su máster.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?