Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

La trampa del Fairy

Josep Ramoneda analiza la declaración de Enric Millo hoy en el juicio al procés, las manifestaciones políticas en torno al feminismo, la situación de Podemos y la deriva de Ciudadanos

Dice Pedro Sánchez: la igualdad de género es una lucha capital del siglo XXI. Escribe el dirigente de Ciudadanos, Toni Roldán, en clave economicista: “El feminismo liberal no tiene otro objetivo que el de derribar, con políticas públicas efectivas, las barreras que todavía existen a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en nuestra sociedad”. Todo esto está muy bien. Pero si realmente se quiere avanzar en el proceso de civilización se requiere bastante más: una subversión de las estructuras patriarcales del poder, basadas en la fuerza, que dé paso a una cultura de la confianza y la atención y con ella al pleno reconocimiento de los ciudadanos.

La trampa del Fairy: detergente en las escaleras para provocar la caída de los policías, esta ha sido la aportación al juicio del proceso catalán de este peculiar personaje para todo servicio que es Enric Millo. El Fairy como una de las armas estratégicas que confirman la violencia del 1 de Octubre. Si todas las pruebas tienen que ser de esta entidad que la acusación de rebelión decaiga pronto y busquen por otra vía, si no quieren acabar en el ridículo. El presidente Marchena se ha hartado de repetir que quería hechos, no interpretaciones. Las interpretaciones abundan, porque los hechos escasean.

La inquietud crece en Podemos. Cada día que pasa es más evidente que se está quedando al margen de la confrontación sobre la que se decidirán las elecciones generales. En el escenario de la disputa entre el PSOE y el tridente de la derecha, Podemos ha quedado desplazado a la zona de sombra, lejos de la dinámica del voto útil que hoy pasa por entero por los socialistas.

Y Ciudadanos, con Albert Rivera con un pie en las páginas de la prensa rosa, da la impresión de haber perdido el rumbo. En política siempre es peligroso hacer lo que te pide el cuerpo y entre el pánico generado por el ruido de Vox, el resentimiento contra el independentismo y el mal rollo con Pedro Sánchez que le ha acotado el territorio, Rivera se pasó de frenada al jurar fidelidad al tridente de la derecha. Y Sánchez ha quedado como la única receta contra Vox. Con lo cual Ciudadanos queda condenado a los restos del reparto del voto conservador. A derecha e izquierda, unos y otros, están ensanchando el camino al presidente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?