Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

El taxista que escuchaba música clásica

Hoy me ha traído a la radio un taxista, de nombre José Antonio, que llevaba música clásica en el coche y con el que he mantenido una conversación de esas que te alegran el día. No vayan a pensar que hemos analizado ninguno de los grandes temas de la actualidad, no hemos hablado ni del Madrid, pero sí hemos llegado a la conclusión de que con un pelín más de empatía, de generosidad, de reflexión… y un pelín menos de mala leche… posiblemente las cosas nos irían mejor a todos. Y a todas. Y me he acordado de esa tendencia que tenemos –o que nos han inoculado- de convertir cualquier asunto en un drama, en una guerra, en una cuestión de vida o muerte.

El caso de los taxistas, sin ir más lejos... hace apenas unas semanas montaron un pifostio en Barcelona y una huelga larguísima en Madrid de la que, por desgracia para ellos, no sacaron gran cosa y en cambio dejaron a mucha gente cabreada, muchísima. Bueno, pues no se ha hundido el mundo. Cabify vuelve mañana a Barcelona porque ha adaptado su modelo de negocio a las normas dictadas por la Generalitat. Y en Madrid la gente sigue utilizando el taxi porque quien más quien menos habrá entendido que los taxistas tienen derecho a protestar y a defender su trabajo. Que posiblemente se equivocaron en las formas y en la selección de sus portavoces… pero tienen todo el derecho a pelear. Y los que entonces nos disgustamos y nos encendimos como una tea….exclamando “¡¡¡nunca más!!!”… pues tenemos que hacer el esfuerzo de ponernos en el lugar del otro. A mí el taxista de la música clásica – que, por cierto, no me ha dicho ni “mu” del conflicto- me ha ayudado hoy a hacer ese ejercicio, simplemente con su trato, con su educación... y me ha ayudado a recordar que cuando otros tienen problemas no vale como respuesta decir: “¡que se jodan!”

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?