Jueves, 09 de Julio de 2020

Otras localidades

La mirada

La bandera

Sobre el terreno de juego son ya muy visibles dos bandos: de un lado, camiseta rojiamarillas, a listas anchas; del otro, camisetas rojiamarillas a listas estrechas

Se decía que el discurso de una cierta derecha ha sido una máquina de fabricar independentistas. Y ahora los “indepes” devuelven la pelota. El procés ha sido una máquina de resucitar nacionalistas españoles.

Durante cuatro décadas vivimos convencidos de que el nacionalismo español había muerto junto al dictador en una sala de un hospital madrileño. La creencia aún pervive en gente como ese gran escritor que, rodeado de cientos de banderas españolas, proclama que el nacionalismo es una de las peores pestes de la humanidad.

Pero cada vez resulta más difícil ignorar a líderes políticos que defienden cosas como que España es un hecho moral. Tal vez por eso el sintagma nacionalismo español empieza a ser aceptado en el discurso cotidiano.

Sobre el terreno de juego son ya muy visibles dos bandos: de un lado, camiseta rojiamarillas, a listas anchas; del otro, camisetas rojiamarillas a listas estrechas. Será una competición a ver quién la tiene más grande. La bandera, claro.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?