Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

El pacto con el diablo de los Rolling Stones

Esta semana dedicamos el programa a 'Beggars Banquet', el disco que marcó el rumbo de la carrera de Jagger y Richards

Keith Richards y Mick Jagger durante la grabación de 'Sympathy For The Devil' /

En 1968, los Rolling Stones hicieron su pacto con el diablo y se convirtieron en sus Satánicas Majestades. La edición de Beggars Banquet marcó el rumbo de la banda relegando a un Brian Jones que moriría poco después.

Tras el fracaso comercial de su disco de 1967 y su tonteo con la psicología, la banda inglesa se redefinió en este disco que deja a un lado la psicodelia y los experimentos apostando por ese rock empapado en blues que los convirtió en la banda más importante del mundo.

‘Beggars Banquet’ fue el primer disco enorme de los Stones, el álbum que necesitaba y el que marcó el rumbo a seguir en esa exitosa década de los setenta, un disco que confiaron a Jimmy Miller, el productor que mejor entendió cómo tenía que sonar el grupo.

En este disco aparece la enorme Sympathy for the Devil, el tema emblema de la banda, pero también Dear Doctor, No expectations, Street Fighting Man, Parachutes Woman o Salth of the Earth, una combinación ganadora de canciones que dieron forma al primer álbum redondo de la banda, un disco al que rendimos tributo y que recorremos de la mano del periodista Mon Tapias.

El 1968 mágico

Puede que 1968 sea uno de los mejores años de la música, sobre todo en Reino Unido, donde se editaron discos claves de las bandas más importantes de las islas.

A dos de esos discos ya les hemos dedicado programas esta misma temporada. Uno de ellos es el White Album de los Beatles, el disco doble donde los de Liverpool desparramaron formando un collage sonoro de todo lo que habían aprendido en esa década de viaje musical.

El fallido éxito de The Kinks

El mismo día que llegó a las tiendas el álbum de los Beatles The Kinks editaron The Village Green, un disco extraño y extraordinario que fue un enorme fracaso comercial. Se vendieron menos de 30.000 copias y casi nadie lo escucho.

Sin embargo, el disco de The Kinks ha terminado siendo su trabajo más querido y el más vendido de su larga carrera. Dos discos esenciales que coincidieron con el de los Stones demostrando que la Invasión Británica no fue cosa de un día.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?