Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 19 de Enero de 2020

Otras localidades

"Hay que señalar duramente al putero"

Rocío Mora, directora de APRAMP, llama a la visibilización y prevención contra la trata de mujeres, que "son captadas y trasladadas para ser esclavas y están ahí cerca de nosotros". La trata es el negocio más lucrativo en España tras las armas y las drogas, y somos el país que más demanda "carne humana"

España es el primer país en demanda de “carne humana, carne de mujer, de niña, y el tercer país a nivel europeo que más está demandando a mujeres para ser esclavizadas en nuestras calles, en polígonos industriales o en pisos particulares”. Es la denuncia que hace Rocío Mora, directora de APRAMP, una asociación que atiende a mujeres víctimas de redes de trata. El Informe Global sobre Trata de Personas 2018 elaborado por Naciones Unidas revela que la explotación sexual (59%) sigue siendo el delito más frecuente de esta "esclavitud del siglo XXI", seguido por el trabajo forzado (34%). Además, más del 70% de las víctimas globales de trata son mujeres.

La trata de mujeres específicamente con fines de explotación sexual es un crimen transnacional que lleva mucho tiempo y que se ataca poco, aunque Mora reconoce que en estos últimos 15 años se han hecho avances y por ejemplo en la Comunidad de Madrid hay una estrategia de lucha contra la trata, pero cree que “cada vez más tenemos que centrarnos en dar alternativas a las mujeres, en que hay que visibilizar la trata como un grave delito internacional”.

Pero para acabar con esto hace falta un compromiso más global, internacional, porque el origen de muchas de las víctimas es de fuera de España. La prevención y la visibilización en los países de origen es clave y por eso APRAMP trabaja “atendiendo a 59 nacionalidades de mujeres diferentes. Las más importantes son Nigeria, Rumanía, Paraguay, República Dominicana y Brasil”, explica Mora. En Brasil y Paraguay han llevado a cabo proyectos de cooperación logrando “visibilizar allí que las mujeres pueden viajar, pueden cumplir su sueño, pero evidentemente es fundamental que lo hagan con una maleta de derechos y no con una maleta de vulneración de derechos”.

Mora subraya que las mujeres, cuando salen de lugares como Ciudad del Este en Paraguay o Salvador Bahía en Brasil, “en ningún caso saben ni siquiera qué tipo de documentación es la que tienen que traer, no saben que tienen que viajar con un pasaporte, no saben que tienen que entrar con visado, con permiso de trabajo, todo esto es en lo que basan las coacciones las mafias organizadas que captan a mujeres en los países de origen y las trasladan para ser esclavizadas y explotadas sexualmente”, por eso cree fundamental visibilizar y también prevenir en los grupos que son especialmente vulnerables, con mujeres y niñas que sabemos que son potenciales víctimas de trata, aunque “las mafias van por delante de nosotros y van estableciendo herramientas e instrumentos para llegar a las más vulnerables”, niñas y mujeres.

Su labor principal es la de informar para mejorar el viaje que hacen estas mujeres hacia Europa, “ellas tienen un sueño que quieren cumplir y APRAMP no está para que no se cumpla ese sueño, sino para que se cumpla, pero no con una vulneración de derechos”, asegura la directora. Y añade que “la trata de seres humanos es un claro ejemplo de la vulneración que supone de derechos para todas y cada una de las mujeres y niñas que nosotros atendemos y por tanto es fundamental empoderar a estas mujeres y darles oportunidades y fortalecer para que puedan llegar a España en condiciones de seguridad”.

Rocío Mora pone en valor el V Plan Director de Cooperación española, que “está hablando unos objetivos muy claros y de unas metas a seguir que han sido para nosotros especialmente importantes, en concreto reducir las formas de violencia y considerar la trata de seres humanos como una forma más de violencia contra la mujer”. Sin embargo, pese a los avances en España, todavía falta seguir concienciando para que se señale al proxeneta, al cliente, como responsable y no a las mujeres.

Mora cree que “las mujeres se sienten culpables porque ellas eligen viajar a España”. Lo que más le alarma es “que la sociedad esté de brazos cruzados cuando estamos hablando de un grave delito internacional contra las mujeres. Las mujeres son captadas, son trasladadas, son introducidas para ser esclavas y están ahí cerca de nosotros, en nuestras calles, en nuestros polígonos industriales y en pisos particulares”. Y llama a una mayor sensibilización en que estas mujeres deben tener una nueva vida y “señalar clara y duramente al putero”, que “es una mata más de la existencia en España de la esclavitud”, de un negocio que es ya casi el segundo más lucrativo después de las armas y de las drogas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?