Últimas noticias Hemeroteca

Encuestas

Con tanto vaivén y otros dos meses por delante hasta las elecciones a saber las sorpresas que aún nos guardan los demoscópicos

Si suponemos que las encuestas son un termómetro de la opinión pública, parece que el tiempo social esté aún más loco que el meteorológico. Hace solo dos meses, los sondeos presumían una abrumadora marea derechista. El diagnóstico imperante incluso pasmaba un poco. Llevábamos años oyendo que nuestro sistema electoral penaliza la dispersión del voto y, de repente, todo el mundo estaba de acuerdo en que el cielo había bendecido a la derecha fragmentándola en tres partidos, una fuerza irresistible que caminaba ya hacia La Moncloa entre un flamear de banderas.

De eso han transcurrido un par de meses para los humanos y varios años para los institutos de opinión. Ahora la tendencia es: a Sánchez no hay quien lo pare. ¡Vaya por dónde!, justo lo que defendía desde el principio el denostado CIS de Tezanos.

Con tanto vaivén y otros dos meses por delante hasta las elecciones a saber las sorpresas que aún nos guardan los demoscópicos. Parece que lo único previsible será Tezanos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?