Últimas noticias Hemeroteca

Recordando al primer Almodóvar

A punto de estrenarse "Dolor y gloria", la nueva película de Pedro Almodóvar, echamos la vista atrás para recordar los comienzos del director.

"Dolor y gloria” es la historia de un director de cine que recuerda su infancia y juventud y que según el propio Almodóvar tiene mucho de autobiográfica. No es la primera vez que el director recurre a sus recuerdos personales para su cine. Ya lo hizo en “La mala educación” o en “Volver”. Por eso, para irnos preparando para el estreno de “Dolor y gloria” vamos a recordar cómo fue la infancia, la juventud y los comienzos en el cine de Pedro Almodóvar.

Pedro Almodóvar nació en Calzada de Calatrava en 1949. A los ocho años emigró con su familia a Extremadura y mientras estudiaba el bachillerato se aficionó al cine de forma tan apasionada como compulsiva. Con dieciséis se instaló definitivamente en Madrid en donde comenzó a desarrollar todo el original universo que llevaba en su interior. Por las mañanas trabajaba como administrativo en la Compañía Telefónica mientras que por la tarde rodaba provocativos cortos en Super-8. Como no tenía dinero para sonorizarlos, él mismo, en vivo y en directo, se encargaba de narrarlos y poner voz a todos los personajes ante el delirio y las risotadas del público que asistía a esas insólitas sesiones.

Al tiempo que rodaba estos cortos Almodóvar hacía de extra en películas como “¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?” o “Flor de otoño”. También consiguió un papelito en una obra teatral donde conoció a una joven que coqueteaba con la idea de abandonar definitivamente su vida de ama de casa y convertirse en actriz. Era Carmen Maura. Años después, evocando con la periodista Nuria Vidal aquel primer encuentro, Carmen Maura destacaba el gran impacto que le produjo Almodóvar: “Era un mundo muy raro el que le rodeaba, un mundo que me fascinó cuando empecé a conocerle bien. Era una gente que podía hacer lo que le daba la gana, nadie juzgaba nada, las cosas no se consideraban tonterías, todo el mundo hacía cosas extrañas que a nadie extrañaban. Eso me encantaba. Yo estaba unida a ese mundo a través de Pedro, que me parecía como un hermano pequeño listísimo que nos había salido en la familia y que había venido del pueblo”. Fue precisamente Carmen Maura quien le animó para que dejara definitivamente los cortos y se lanzara a dirigir su primer largometraje: “Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón”. En este reportaje os contamos toda la historia.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?